Caricaturas de Mahoma, quema de Coranes, películas... "ofensas" de Occidente contra el islam

  • La película La inocencia de los musulmanes, que caricaturiza a Mahoma, ha desatado la cólera en Egipto, Libia y otros países vecinos.
  • La difusión de esta cinta que ha dado la vuelta al mundo no es el único "motivo de ofensa" que ha alumbrado Occidente en los últimos años.
  • Otros audiovisuales, libros y viñetas han sido interpretados como "provocaciones" y han desembocado en episodios violentos.
Captura de un momento de la cinta La inocencia de los musulmanes (Innocence of Muslims).
Captura de un momento de la cinta La inocencia de los musulmanes (Innocence of Muslims).

La historia cuenta con sonados antecedentes. La cólera desatada estos días en Egipto, Libia y otros países vecinos tras la difusión de la película La inocencia de los musulmanes, en la que se caricaturiza a Mahoma, no es ni mucho menos nueva. Las desavenencias que ha provocado la cinta del judío estadounidense Sam Bacile han traído a la memoria los casos de otros “creadores” occidentales, autores de libros, viñetas y otros audiovisuales, que han sido considerados “ofensivos” por algunos seguidores de Alá y que han desembocado en reacciones violentas.

Las hemerotecas están repletas de episodios que, iniciados en Occidente, han hecho saltar las alarmas del mundo islámico en los últimos años. Recordamos algunos de los más polémicos:

Salman Rushdie y los Versos satánicos. En 1988, el escritor indio y nacionalizado en el Reino Unido Salman Rushdie publica Versos satánicos, una obra que fue calificada de "blasfema para el islam" en un edicto o fatwa emitido por el ayatolá Jomeini. El edicto, leído en la radio iraní por el propio Jomeini, llamaba a la ejecución del autor, al que acusaba de apostatasía.

A este episodio, y a la prohibición de la obra en países como la India, Pakistán, Arabia Saudí, Tailandia o Malasia,  se sucedió la muerte de los traductores de la obra al japonés e italiano, y diversas quemas de ejemplares en las que murieron decenas de personas.

Al parecer, la novela aludía a dos versículos del Corán, eliminados en la última versión, que habían sido inspirados por el diablo, según el controvertido escritor.

Las viñetas en el diario danés Jyllands-Posten. La publicación, a finales de 2005, de doce caricaturas satíricas en las que se representaba al profeta Mahoma (una ofensa para el Islam) en el diario Jyllands-Posten, en Dinamarca, desembocó en el asalto a las embajadas danesas en el mundo islámico.

Los ataques fueron contestados en Occidente: meses después, el periódico noruego, Magazinet, el francés France Soir y el alemán Die Welt reprodujeron las viñetas en apoyo al diario danés, que defendió en todo momento sus dibujos como un ejercicio de libertad de expresión.

El asesinato del pariente de Vincent Van Gogh. El cineasta danés Theo Van Gogh, conocido por sus polémicas declaraciones en contra de la homosexualidad o la multiculturalidad holandesa, apareció asesinado en 2004 en plena calle, en Amsterdam. Un fundamentalistas islámico le disparó en varias ocasiones y remató al apuñalarle y degollarle.

El pariente del pintor Vincent Van Gogh había sido amenazado previamente por su pelicula Submission, un filme sobre el Corán y la sumisión de la mujer en el mundo islámico, basado en el guion de la parlamentaria Ayaan Hirsi Ali, que a su vez fue posteriormente amenazada. El largometraje contenía escenas de mujeres maltratadas, en cuya piel se habían inscrito versos del Corán.

Declaraciones y obras injuriosas. La periodista italiana Oriana Fallaci estuvo hasta su muerte, en 2006, en el punto de mira del islamismo radical a causa de sus duras críticas hacia esta religión, recrudecidas tras los atentados del 11-S en Estados Unidos. Fallaci, autora de las obras La fuerza de la razón y La rabia y el orgullo, descalificó a la religión musulmana y a sus fieles, contra los que llamó a la resistencia. Máximo exponente de la fobia hacia el islam, criticó a Occidente por ser demasiado "débil" ante el mundo musulmán.

Quema de ejemplares del Corán. El pastor estadounidense Terry Jones, que ha participado esta semana en la difusión de La inocencia de los musulmanes, protagonizó una de las ofensas al islam más mediáticas de los últimos años. En 2010, el clérigo quiso conmemorar el noveno aniversario del 11-S con la quema de ejemplares del Corán en su iglesia de Florida, un plan que finalmente llevó a cabo meses después. La provocación de Jones fue respondida con una oleada de disturbios en Afganistán, en los que murieron al menos una docena de personas, entre ellos funcionarios de Naciones Unidas.

Otro dibujo "impuro". El dibujante sueco Lars Vilks publicó, casi dos años después de los incidentes del diario Jyllands-Posten, unos dibujos de Mahoma con cuerpo de perro, un animal considerado impuro por los musulmanes. El acto tuvo también consecuencias violentas: fue objeto de agresiones y su vivienda fue incendiada años después.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento