Vitoria
Ayuntamiento de Vitoria, en la Plaza de España de la ciudad. WIKIPEDIA

En un momento en que el Gobierno quiere animar el mercado del alquiler –para eso ha aprobado la nueva Ley de Arrendamientos–, muchos vuelven la vista sobre las viviendas vacías. Son muchas, demasiadas. Se calcula que un 20% de las casas de este país están vacías. ¿Cabe multar, gravar, cobrar un impuesto por ese comportamiento? Vitoria ya lo hace.    

Se trata de viviendas vacías, fuera del mercado, improductivas y que podrían ser ejemplo de especulación inmobiliaria. Por ello, muchas ciudades se lo han planteado. Vitoria ya cobra un "impuesto" a esas casas vacías, y lo hace a través de la tasa de basuras.

Se calcula que un 20% de las casas de este país, unos 5 millones, están vacíasEl Ayuntamiento de Vitoria cobrará la tasa a las viviendas sin ninguna persona empadronada y sin contrato de alquiler a fecha de 1 de enero de 2012. La tasa de basuras en la capital vasca es de 260 euros al año.

La tasa de basuras a viviendas vacías no afectará a aquellos inmuebles que tengan formalizado un contrato de alquiler, aunque no figure nadie como empadronado. Así, ha aclarado el consistorio, los pisos alquilados no tendrán que abonar los 260 euros aunque nadie se encuentre empadronado en ellos ya que los datos sobre los contratos de arrendamientos no están en poder del Ayuntamiento sino de los propietarios de las viviendas.

Vitoria permite la posibilidad de pedir un fraccionamiento sin intereses a dos, tres o seis meses para abonar la tasa, aunque el plazo para ello concluye el 22 de octubre. Hasta la fecha se han presentado 159 reclamaciones por el cobro de la tasa de basuras a viviendas vacías, de las cuales aproximadamente la mitad se están admitiendo.

En 2003 Madrid se echó atrás

Este impuesto para las casas vacías, vía tasa de basuras, fue aprobado por los grupos de PSE y Bildu, con la abstención del PP y el voto en contra del PNV. El Gobierno municipal, del PP, defendía utilizar los consumos de agua como un indicador del número de personas que viven en un domicilio y vincular este dato con la tasa de basuras y no con los datos de padrón.

Vitoria se ha atrevido a hacer lo que muchos otros consistorios se han planteado pero no se han atrevido a hacer. Es el caso de Madrid, que en 2003, con Alberto Ruiz-Gallardón de alcalde, quiso aprobar un recargo del 50% del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), la antigua contribución, para las viviendas vacías. Fueron tantos los rechazos y presiones, que la cosa quedo en eso, en una idea.

Unos años después, en 2007, el Gobierno de Rodríguez Zapatero estudió también aplicar un recargo de hasta el 50% sobre el IBI a aquellos propietarios que tuvieran viviendas vacías.

Más recientemente, en el inicio de 2011, el Anteproyecto de la Ley Vasca de Vivienda otorgaba al Ejecutivo la potestad de "imponer" un canon y alquiler "forzoso" a las viviendas que permanezcan desocupadas durante un tiempo superior a dos años sin causa justificada.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2002 se calculaba que había 3,1 millones de viviendas vacías, el 15% de las censadas. Diez años después, a falta del nuevo censo del INE, se calcula que el porcentaje alcanza ya el 20% (unos 5 millones de casas vacías).