Marihuana
Planta de marihuana. ARCHIVO

Aunque la ciencia ha reconocido algunas virtudes terapéuticas del consumo de marihuana, en los últimas semanas dos estudios han observado los riesgos de fumarla. Si hace unos días un estudio indicaba que los adolescentes que fuman marihuana dañan su inteligencia de por vida, ahora otro trabajo asegura que la marihuana puede aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de testículos.

Este último estudio ha sido elaborado por investigadores de la Universidad del Sur de California (EE UU). Su conclusión es que fumar marihuana puede estar vinculado con el desarrollo de varios subtipos de cáncer de testículos. Dicen los científicos que el perjuicio puede afectar también a quienes consumen marihuana con fines terapéuticos.

Los científicos no se explican la vinculación entre marihuana y cáncer de testículosPara el estudio, que publica la revista Cancer, se comparó el historial de 163 hombres entre 18 y 35 años que usaban drogas y a los que se les diagnosticó cáncer testicular con 292 hombres sanos de la misma edad a los que se les preguntó sobre consumo de drogas.

Así, se vio que los hombres que reconocían consumir marihuana eran 2,4 veces más propensos a padecer cáncer testicular comparados con aquellos que nunca habían fumado marihuana. Pese a ello, los científicos no pueden explicar completamente la vinculación que existe entre marihuana y cáncer de testículos.

El efecto nocivo parece encontrarse también en el caso del consumo de cocaína, pero en menor medida. Los investigadores observaron que los hombres que reconocieron que consumían cocaína tenían un riesgo similar, aunque muy reducido, de padecer un cáncer testicular.

Un cáncer muy común

El cáncer de testículos es más común en hombres jóvenes o de mediana edad. A menudo se manifiesta en la parte del sistema reproductor masculino, aunque también puede originarse en el tórax o en el abdomen.

Según datos del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, cada año son diagnosticados entre 8.000 y 9.000 hombres en EE UU con cáncer de testículos, 1.400 en Reino Unido, 10.000 en la Unión Europea y 500 en España.