¿Sin casa? Pues de acampada

Las claves:
  • Miles de personas plantaron sus tiendas el sábado en la plaça Catalunya.
  • La Policía desalojo la plaza de madrugada.
  • Hubo jóvenes llegados de Madrid, Zaragoza y Bilbao.
Muchos jóvenes con pancartas en alusión al alto precio de la vivienda se dieron cita el sábado en la plaça Catalunya. (Eros Albarrán)
Muchos jóvenes con pancartas en alusión al alto precio de la vivienda se dieron cita el sábado en la plaça Catalunya. (Eros Albarrán)
EROS ALBARRÁN

Jóvenes de treintaylargos que aún viven con sus padres, propietarios "con la hipoteca al cuello", ancianos desahuciados y enamorados que se unen en "zulos de 30 metros a precio de palacio".

Sus voces se han sumado este fin de semana al creciente y cada vez mejor organizado movimiento por el derecho a una vivienda digna, que el sábado reunió en Barcelona a miles de personas (5.000 según la Guardia Urbana y 15.000 según los organizadores).

La marcha acabó con una acampada en la plaza de Catalunya, que fue desalojada de madrugada por la Policía.

Obligados a marcharse

Los organizadores denunciaron que, incluso cuando ya se habían desmontado la docena de tiendas de campaña, se les obligó a abandonar el lugar.

Los representantes del movimiento por una vivienda digna llegados desde Madrid, Zaragoza y Bilbao que habían plantado sus tiendas en los parterres de la plaza fueron acogidos en sus casas por miembros de la Assemblea Popular per un Habitatge Digne de Barcelona, organizadora de la manifestación.

Objetivo cumplido

Pese a lamentar que se les echara, la organización consideró cumplido el acto simbólico de la acampada (con irónicos mensajes del tipo "piso de 2 metros cuadrados, muy céntrico: 120.000 euros") y recalcó el éxito de asistencia a la marcha.

Los manifestantes denunciaron frente a sedes bancarias, inmobiliarias, el Ayuntamiento y la Generalitat que la "especulación" y la "burbuja" inmobiliaria están convirtiendo las "hipotecas monstruosas" en "la esclavitud legal del siglo XXI".

El 15-O se harán oir

Tras el espaldarazo popular recibido este fin de semana, el movimiento asambleario se plantea nuevos retos: hacer oír su voz durante el encuentro de ministros europeos de Vivienda el día 15 de este mes en Barcelona, y también en el salón inmobiliario Meeting Point, que se celebrará en la ciudad condal del 7 al 12 de noviembre.

Y, cómo no, confirmar en la manifestación convocada para el 28 de noviembre en Madrid que el movimiento por una vivienda digna sigue creciendo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento