Dinero
Varios billetes de cincuenta y cien euros. ARCHIVO

El Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), aquel con el que se pagan los salarios e indemnizaciones a trabajadores de aquellas empresas que se declaren insolventes, ha consumido ya unos 1.045 millones de euros, el 84% del presupuesto previsto para todo el año.

El fondo corre peligro de no poder afrontar sus próximos pagos, según denunció ayer Comisiones Obreras, ya que el Gobierno adeuda el abono de su parte correspondiente desde mayo de 2011.

El Gobierno recortó un 10,7% el presupuesto, según CC OO La Tesorería General de la Seguridad Social mantiene una deuda de 850 millones de euros con el Fogasa, según el sindicato, que además denuncia que el Gobierno recortó un 10,7% el presupuesto para esta partida a pesar de que todo hacía indicar que las necesidades para la misma se iban a incrementar.

Según el sindicato, las prestaciones abonadas por el Fogasa en los ocho primeros meses de 2012 ascienden a 1.045 millones de euros, un 2,14% más que en el mismo periodo de 2011. De esta cuantía, 346 millones corresponden al pago de salarios y 699 millones al pago de indemnizaciones.