Una mordaza nueva para la cultura y el arte

La autocensura por miedo y los conflictos entre artistas e intransigentes pretenden el control cultural, dicen los expertos.
Ensayo del montaje de la ópera Idomeneo, retirada del cartel de la Ópera de Berlín.(Archivo)
Ensayo del montaje de la ópera Idomeneo, retirada del cartel de la Ópera de Berlín.(Archivo)
Está en todas partes, hablan de ella, llena titulares convulsos, expresa el deseo democrático: «Libertad de expresión».

Literal, en toda constitución que se precie. Se encuentra en el artículo 20 de la española: «Libertad para comunicar pensamientos, ideas y opiniones».

Pero es un palíndromo que ha reflejado su lado oscuro. Tras el 11-S, ha soñado sus propios monstruos: la crisis de las viñetas, las polémicas teatrales de Leo Bassi (atentado en el Teatro Alfil de Madrid) y Pepe Rubianes (expulsión del Teatro Español y manifestación ultraderechista el pasado jueves), o las palabras del Papa en relación con el islam...

La ópera Idomeneo, de Mozart, fue censurada la semana pasada en Alemania; el temor a los yihadistas hizo que la Ópera de Berlín la retirase. La canciller Angela Merkel dijo que «no era tolerable la autocensura por miedo». La Ópera de Viena, finalmente, ha aceptado su representación en Austria.

¿Es cierto? ¿La presión sobre el arte, el miedo, es mayor? 20 minutos ha pulsado la opinión de expertos en gestión cultural y de opinión pública.

«Nos encontramos ante un clima de creciente polarización que busca un choque de civilizaciones (islam-Occidente) y de identidades (nacionalismos) para servir a intereses materiales y políticos», explica Víctor Sampedro, profesor de opinión pública de la Universidad Rey Juan Carlos.

Los expertos coinciden en que se trata de polémicas aisladas que «buscan favorecer un interés» y denuncian que las Administraciones pretenden  «controlar la cultura». Para Sampedro, el proceso está claro: «Se expresa en los medios, los grupos sociales reaccionan gracias a las nuevas tecnologías y se vuelve a escenificar en los medios como conflicto».

Internet se está llevando «la peor parte», según Víctor Domingo, de la Asociación de Internautas. El Gobierno quiere sacar una ley, impulsada por el ex ministro Jesús Montilla, que permita a la Administración censurar una web. «Es un retorno a la Inquisición», explica.

Un novelista bajo el suelo: El escritor indio-británico Salman Rushdie es objeto de una fatwa (decisión judicial islámica) que recomienda su asesinato por su manera de presentar a Mahoma en la novela Los versos satánicos. Rushdie vivió escondido  durante años.

Balas contra el cine: El cineasta holandés Theo van Gogh es asesinado a tiros en la calle por un integrista que le acusa de insultar al islam en un cortometraje.

Caricaturas y cólera: Una docena de caricaturas de Mahoma publicadas en un diario de Dinamarca desatan amenazas y manifestaciones en círculos integristas de varios países.

Handke, vetado: La Comédie-Française retira de su programación una obra del escritor Peter Handke por su asistencia al funeral del ex presidente de Serbia Slobodan Milosevic. El rifirrafe llega a la escena política alemana cuando Handke renuncia al prestigioso Premio Heinrich Heine.

La voz del arte

Representativos gestores culturales y artistas responden a tres preguntas básicas sobre la censura:

1 ¿Hay más miedo en el mundo del arte hoy en día?

2 ¿Cuáles son las razones que explican las presiones externas que debe soportar la cultura?

3 ¿Qué ha cambiado respecto al pasado?

Jesús Campos

Pte. Asociación de autores teatrales

1 No. El teatro tiene detrás siglos de represión, porque comunica públicamente y produce una unión colectiva que atemoriza al poder político.

2 El teatro habla de los problemas de la gente y existe una prevención histórica: «Cuidado con lo que se dice ahí».

3 Hemos perdido la transgresión, el elemento clarificador. Está excesivamente en manos de la Administración.

Julián Hernández

Cantante del grupo Siniestro Total

1 Existe una mayor autocensura por la globalización del pensamiento único. Pero se pueden seguir contando cosas de otra manera.

2 La corrección política. Ya nadie parece entender el humor negro y es muy difícil contar cosas así. Antes una barbaridad era eso, una barbaridad.

3 Ahora no sacaríamos la canción Ayatolah, no me toques la pirola.

Basilio Rodríguez

Presidente del Pen Club español

1 En la literatura ocurre el efecto contrario, se venden más libros relacionados con diferentes polémicas.

2 Se trata de montajes políticos y mediáticos que buscan una falsa confrontación entre civilizaciones.

3 Hubo tiempos peores, como el macarthysmo o la Segunda Guerra Mundial. No hemos recibido más denuncias desde la crisis de las viñetas.

Lourdes Fernández

Directora de la Feria de arte ARCo

1 No, para nada. Ni siquiera nos lo habíamos planteado en la presente edición de Arco. El arte tiene libertad.

2 Los problemas aparecen en situaciones muy concretas y se debe actuar  con criterio sólo cuando las tienes delante.

3 Nada ha cambiado, el arte debe seguir siendo una expresión libre, aunque nadie se hubiera esperado la crisis de las viñetas de antemano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento