Seguridad Social
Colas ante una oficina de Tesorería de la Seguridad Social. EMMA FERRER

En pie de guerra por el impacto de los recortes del Gobierno de Rajoy en su gremio –supresión de la extra de Navidad incluida–, los funcionarios están inmersos en lo que denominan "lucha contra el despilfarro" de dinero público en mitad de la crisis.

En lo que se refiere a los trabajadores de la Seguridad Social, su último objetivo es un concurso (publicado el 13 de junio en el BOE) para la "impresión, manipulado y envío" de vidas laborales, un informe con los detalles de la trayectoria del trabajador (empresas por las que ha pasado, días de cotización...).

No hay dinero para la extra, pero sí para externalizar y externalizar serviciosLa denuncia del colectivo es doble: ese trabajo podrían hacerlo ellos sin recurrir a una empresa externa y ahorrar así los hasta 4,7 millones que se contemplan como valor estimado del contrato.

"Derroche" es la palabra más repetida entre los sindicatos del sector, que no olvidan que "no hay dinero para la extra, pero sí para externalizar y externalizar servicios". Desde el Ministerio de Empleo, dirigido por Fátima Báñez, apuntan que esta práctica se ha repetido a lo largo de los últimos años (desde 1994), unos cálculos que no comparten los sindicatos. Además, desde el departamento sostienen que es un procedimiento "ordinario" y que responde a la complejidad técnica del proyecto, que requiere de maquinaria específica para realizar unos 20 millones de envíos.

"Tenemos máquinas para hacerlo nosotros; de hecho nos hemos ofrecido para hacerlo varias veces, pero nada", recuerdan desde la sección estatal de CGT de Seguridad Social.

Desde 2007 hasta 2012 la Seguridad Social se ha gastado 6 millones en diversos productos y servicios que servirían para enviar las vidas laborales desde el propio Ministerio, matizan los sindicatos, que ofrecen una relación detallada de todos estos contratos.

Trámite "innecesario"

Los sindicatos han lanzado varias campañas contra la privatización. Inmersa en una recogida de firmas para la anulación de este último concurso, CC OO apunta también en esa dirección: "Queremos trabajar, no nos asusta. Es preferible más empleo público y de calidad que externalizar. A la larga sale mucho más barato para el Estado", señala la sección estatal de este sindicato en Seguridad Social.

Los trabajadores apuntan también que el envío por correo de la vida laboral podría ahorrarse, y reservarse para aquellos casos donde de verdad se requiere este informe (solicitud de becas, para determinados empleos...). "Estamos creando colecciones de papelitos en las casas cada vez que llega el correo con las vidas laborales", sentencian.

Antes –sostienen los sindicatos– podían dárselas a pie de ventanilla al ciudadano que la requiriera. Ahora, hay que solicitarla por medio del teléfono (una línea 901) o de Internet. CC OO denuncia que la externalización del servicio ha provocado retrasos y, sobre todo, deja al ciudadano con menos recursos porque no puede hacerse con una vida laboral en uno de sus departamentos.

A la espera de conocer los detalles de esta adjudicación, los sindicatos anuncian que seguirán movilizándose contra las privatizaciones que "se han ido multiplicado en la Seguridad Social". En este caso concreto, a pesar de que el valor estimado del contrato asciende a los 4,7 millones (IVA excluido), podría cerrarse en una cifra inferior. El plazo de ejecución es de cinco meses.

Por una "renacionalización"

"Hay medios para ahorrar que abaratarían mucho el día a día, especialmente en tiempos de crisis". Así resumen desde CC OO la situación por la que atraviesa el sistema de Seguridad Social. El servicio de envío de vidas laborales y bases de cotización se adjudicó por 2,2 millones de euros en 2011, por 2,3 millones en mayo de 2009 y por 646.000 euros en enero de 2009. Desde el sindicato, al margen de exigir la "inmediata" paralización del concurso, urgen además la "renacionalización" de este servicio.