Bretón vuelve a estar más vigilado tras endurecerse el protocolo antisuicidio que tenía

  • Dos presos de confianza vuelven a vigilar el sueño de Bretón, relevándose a mitad de la noche para controlar su descanso.
  • Sigue aislado en el módulo de ingresos y desayuna, come y cena solo.
  • El informe sobre los restos de niños en Las Quemadillas le ha hecho más "hermético": "Habla menos. Pide menos prensa y ve menos la tele".
Jose Bretón, padre de los niños de 2 y 6 años desaparecidos en Córdoba, cruzando por la puerta de la finca de 'Las Quemadillas'.
Jose Bretón, padre de los niños de 2 y 6 años desaparecidos en Córdoba, cruzando por la puerta de la finca de 'Las Quemadillas'.
Salas / EFE

La noticia del hallazgo de los supuestos restos óseos de los hijos de José Bretón en la finca que tiene su familia en Las Quemadillas (hecha pública hace una semana) ha roto la rutina que tiene el preso más mediático de España en la cárcel cordobesa de Alcolea.

Fuentes penitenciarias han explicado a 20 minutos que se ha endurecido el protocolo antisuicidio que se puso a Bretón cuando entró en la cárcel el 21 de octubre de 2011, y que se había relajado mucho con el paso del tiempo. Dos presos de confianza vuelven a vigilar el sueño de Bretón, relevándose a mitad de la noche para controlar su descanso.

"Estos presos han de estar despiertos toda la noche", matizan las mismas fuentes. Mientras, Bretón duerme con tapones en los oídos y antifaz, una costumbre que tomó haces meses.

Dormir, duerme bien. Toma una medicación que le permite conciliar el sueño con mayor facilidad. Las últimas novedades del caso (que apuntan a que quemó a sus hijos) han incrementado su seguridad por temor a que se quiera dañar o que algún preso le haga algo.

Esto último, no obstante, es muy improbable. Sigue aislado en el módulo de ingresos y desayuna, come y cena solo. En las cuatro horas de patio que tiene autorizadas también está solo. Como novedad, se le ha asignado una segunda celda distinta a la que ocupa para dormir. En ella tiene sus enseres y la ropa. "Así la suya está más vacía y ordenada y se puede controlar si esconde algo".

Las mismas fuentes destacan que la última noticia ha hecho más "hermético" a Bretón: "Habla menos y es más cerrado. Pide menos prensa y ve menos la tele. Algo ha cambiado".

Bretón ha reclamado en varias ocasiones cambiar de celda y pasar a una de la planta superior de su módulo. La dirección ha rechazado de forma consecutiva esta petición. Se cree que Bretón quiere ser fotografiado en la ventana de su celda, algo que sería posible de estar recluido en la planta superior y no en la baja como está ahora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento