Bardem se ausenta en Venecia y su película con Malick, 'To the Wonder', es abucheada

  • El actor español se encuentra rodando con Ridley Scott en Londres.
  • La película, donde tiene un pequeño papel, ha sido recibida con abucheos; se ausentaron también Ben Affleck y McAdams.
  • La actriz protagonista, Kurylenko, ha sido la encargada de defender la cinta.
Romina Mondello y Kurylenko presentan 'To the Wonder', nueva película de Malick, en Venecia.
Romina Mondello y Kurylenko presentan 'To the Wonder', nueva película de Malick, en Venecia.
EFE

El maestro Terrence Malick ha errado esta vez su tiro "hacia la maravilla", que es como titula su nuevo filme, To the Wonder, una ambiciosa y multilingüe búsqueda de la intangible naturaleza del amor que fue recibida con abucheos y algunos aplausos en la Mostra de Venecia.

El realizador, que ya tiene un Oso de Oro en Berlín por La delgada línea roja y ganó la Palma de Oro el año pasado por El árbol de la vida (The thin red line), busca unir a esa vitrina el León de Oro con este filme, protagonizado por Ben Affleck, Olga Kurylenko, Rachel McAdams y con un pequeño papel de Javier Bardem.

Como era de esperar en él, se ha ausentado de todo tipo de presentación oficial del filme, pero como no es tan habitual en el realizador de Días del cielo y Malas tierras, su genio tampoco acaba de aparecer en su película.

Ausencia de Bardem

A Venecia tampoco han venido ni Bardem, por estar rodando con Ridley Scott en Londres –explicación dada por los productores del filme de Malick–, ni Affleck, ni McAdams.

Por lo que Kurylenko ha sido la encargada de defender, junto con los productores de una cinta que, según ella, se resume como "la historia de una pareja que se ama pero que no puede convivir, que se separa y vuelve con la esperanza de que esa vez sí funcione, pero eso nunca sucede".

To the Wonder tiene los rasgos estéticos distintivos de su cine pero, quizá por el poco tiempo que esta vez se ha tomado entre película y película su nueva criatura parece un descarte de El árbol de la vida.

En vez de realizar un análisis cósmico de la humanidad, apunta ahora a dos personas para abrir un debate no menos ambicioso. "La pregunta que hace la película es si ese amor es una expresión de nuestro libre albedrío o si por el contrario el algo por encima de nosotros que nos domina", ha explicado Kurylenko.

Vida como camino hacia la maravilla

Sobre esta premisa emergen puntualmente bocanadas magistrales, cuando se dibuja una vida como un camino "hacia la maravilla" pero que nunca llega a encontrarse con ella, bien sea el Dios que no se manifiesta al sacerdote interpretado por Bardem o el amor de pareja que se escurre entre los dedos de Kurylenko y McAdams.

Y también aborda con su sabiduría habitual el debate sobre la aceptación pasiva de los acontecimientos (a través de un igualmente pasivo Ben Affleck) y la elección proactiva de los caminos, haciendo uso de la tantas veces frustrante libertad e intentando caminar sobre las aguas, metáfora de la que hace uso la película en algunos de sus más hermosos planos.

Por lo demás, el grueso de la película transcurre entre la afectación, el sermón y el tono "new age" que Malick suele sortear con elegancia, pero al que esta vez se ve arrastrado por esa marea que sube y baja en el francés Mont Saint-Michel, donde comienza y termina la película.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento