IBM y Lenovo han anunciado que retirarán más de medio millón de baterías de sus portátiles  ThinkPad, después de que uno de ellos explotara hace unos días en el Aeropuerto Internacional de los Ángeles.

En total retirarán 526.000 baterías para sus portátiles ThinkPad, todas ellas fabricadas por Sony.

Sony, por su parte, ha iniciado un programa global de reemplazo de las baterías de litio fabricadas para ordenadores portátiles, afirmando que los cortocircuitos ocurren en raras ocasiones cuando pequeñas partículas de metal entran en contacto con otras partes de las baterías.

Ray Gorman, portavoz de Lenovo, afirmó que la empresa espera que el impacto financiero de esta retirada de baterías sea mínimo, ya que Sony está apoyando económicamente la operación.

UN PROBLEMA CRECIENTE

En los últimos meses, Dell y Apple se han visto obligados a retirar casi seis millones de ordenadores portátiles para cambiar sus baterías, fabricadas por Sony, por riesgo de sobrecalentamiento e incluso explosión.

El último caso lo protagonizó Toshiba, cuando anunció la retirada de 340.000 baterías, también de Sony, por problemas con la transmisión de energía.

Estos incidentes están acrecentando la preocupación de Sony por su imagen, aunque no es la única empresa con este tipo de problemas.

También las baterías de portátiles de Panasonic (de fabricante no identificado), las de HP o las fotocopiadoras de Canon han tenido que revisarse o sustituirse por riesgo de incendio.