Luis de Guindos
El titular de economía, Luis de Guindos. EFE

El banco malo o, como lo ha denominado el ministro de Economía, "sociedad de gestión de activos", es una de las novedades que incluye el real decreto ley de reforma financiera aprobado este viernes en Consejo de Ministros. Su creación estaba contemplada en el Memorándum de Entendimiento (MoU) firmado con el Eurogrupo para el rescate de la banca española.

Así, Luis de Guindos ha explicado en rueda de prensa que el decreto ley incluye "el marco general" del "mal llamado" banco malo -que adquirirá activos "no tan malos", ha apostillado-, que se ha establecido mediante un "acuerdo" con las instituciones europeas, es decir, el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

EEl Banco de España encargará a uno o varios expertos que realicen informes de valoración de los activosLos detalles vendrán después en un reglamento que desarrollará este marco, que "tiene que estar en vigor antes de finales de noviembre o principios de diciembre". Se sabrá entonces cuál será el régimen jurídico del banco malo y cómo se financiará; aunque ya se ha adelantado que podrá adoptar la forma de sociedad anónima o fondo fiduciario y que, de momento, ha dicho De Guindos, se pretende "que haya inversores privados que participen con capital".

En ningún caso, según el decreto ley, "la participación pública podrá ser igual o superior al cincuenta por ciento del capital de la sociedad". El capital inicial será aportado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) con parte de los 100.000 millones de euros aportados por Bruselas para sanear el sistema financiero. Además del FROB, podrán ser accionistas el Fondo de Garantía de Depósitos, las entidades de crédito, el resto de entidades financieras, otros inversores institucionales, así como "las entidades que reglamentariamente se determinen".

El FROB tiene tres meses para constituir el 'banco malo', de lo que se deduce que la sociedad, que tiene vocación temporal, estará plenamente activa a principios de diciembre.

El FROB podrá obligar a traspasar activos al 'banco malo'

La función del banco malo será la de adquirir "activos tóxicos" de las entidades que hayan recibido ayudas públicas, "enajenarlos y venderlos después". El real decreto ley otorga al FROB "la capacidad de obligar" a esos bancos a traspasar los activos "especialmente dañados" a la sociedad de gestión, y así sanearán sus balances. El reglamento que está por redactar tendrá que explicar a qué precio adquirirá el banco malo los activos, cuántos son, de qué tipo, etc.

El traspaso de activos tóxicos al 'banco malo' no se limitará a las entidades nacionalizadasDe esta forma, el traspaso de activos tóxicos al 'banco malo' no se limitará a las entidades nacionalizadas por el Estado, Bankia, Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia, tal y como estaba contemplado anteriormente. Además de las cuatro nacionalizadas, tendrán que transmitir sus activos malos a la sociedad gestora las entidades que vayan a entrar en un proceso de reestructuración o resolución tras conocer la evaluación independiente de las necesidades de capital.

Según el ministro, la duración de esta sociedad estará entre los 10 y 15 años, que es lo que tardará en dar salida a todos esos activos, y "no costará un euro a los contribuyentes", según Soraya Sáenz de Santamaría. En este plazo de tiempo, ha añadido De Guindos, "se espera que el ciclo económico se modifique" y que el activo más dañado, el suelo, "acabe generando valor".

En este sentido, los resultados obtenidos en países como Estados Unidos "han sido positivos", según el ministro. Sin embargo, si nos fijamos en Irlanda, su 'banco malo', llamado "Agencia Nacional de Gestión de Activos (NAMA)", perdió en su primer año de vida 1.180 millones de euros, aunque durante el segundo, 2011, obtuvo unos beneficios netos de 247 millones de euros.

Algunos bancos españoles -los más "enladrillados"- ya adelantaron este verano a la creación del banco malo y en el mes de junio vendieron casi 18.000 pisos. Las entidades han recurrido a descuentos y promociones, que en algunos casos han llegado al 60%, para deshacerse de las viviendas.

¿Cuáles son los activos?

Fundamentalmente, activos inmobiliarios y, en concreto, ha dicho De Guindos, "el crédito promotor problemático, que es en estos momentos el activo más tóxico que tienen las entidades"; ha añadido, no obstante, que esto tendrá más adelante "un montón de matizaciones técnicas".

Los activos serán transferidos sin necesidad de obtener el consentimiento de los accionistas de la entidad ni de terceros diferentes del comprador, y sin tener que cumplir los requisitos de procedimiento exigidos por la legislación mercantil.

¿De cuánto dinero o valor estamos hablando?

Aún no se sabe, aunque la ministra de Fomento, Ana Pastor, dijo hace unos días que el banco malo ayudaría a poner en el mercado unas 700.000 viviendas sin vender a un precio acompasado a su valor real. Solo BFA-Bankia, Novagalicia y Catalunya Caixa suman más de 50.000 viviendas en stock por un valor que rondaría los 15.000 millones de euros.

De Guindos ha dicho este viernes que el valor de los activos problemáticos del total del sistema bancario español es de 180.000 millones de euros, pero que la cantidad final será menor por varias razones.

En primer lugar, el ámbito de actuación son solo las entidades que han recibido ayudas -aún hay que definirlas-; en segundo lugar, el precio de los activos será tasado a la baja (por menos de lo que aparezca en los balances de las entidades); y, en tercer lugar, todo dependerá de los activos que se transfieran y del precio.

¿Cuál será ese precio al que venderán los activos?

El ministro ha asegurado que "habrá una metodología, que será publica" para determinar estos precios y que será la que aplique el Banco de España. El organismo encargará a uno o varios expertos independientes que realicen informes de valoración de los activos tóxicos del ladrillo, y en función de éstos, determinará su valor. Se tendrá en la tasación el valor económico de las entidades y sus activos que determinará el FROB con carácter previo basándose en las proyecciones económicas y financieras de la entidad.

Los precios, ha explicado De Guindos, serán "reducidos" y "tienen que ser los adecuados para que esta sociedad no genere pérdidas a lo largo de su vida y para minimizar el impacto al contribuyente". Esto lo ha aclarado tras ser preguntado por la prensa por el supuesto "coste cero" al que se había hecho referencia al principio de la rueda de prensa y también —el propio ministro— un día antes, antes de una reunión del equipo económico del Partido Popular.

A la fijación de los precios, ha avanzado de Guindos, han ayudado y ayudarán "mucho" los dos reales decretos leyes aprobados hace unos meses, que ya permitieron a las entidades incrementar sus provisiones. "El provisionamiento que se ha hecho de los activos dañados es muy elevado" en España, ha recordado, citando el real decreto ley de febrero de saneamiento del sector financiero, en el que "el aprovisionamiento llegó al 80% del valor".

¿Cómo hará el pago el 'banco malo'?

"En efectivo, en acciones y con deuda descontable" en el BCE, según De Guindos.

¿Habrá facilidades para el comprador de activos del 'banco malo'?

Los compradores de los activos inmobiliarios tóxicos de las entidades nacionalizadas por el Estado y que serán trasferidos al 'banco malo' podrán recibir ayudas. El 'banco malo' creado en el decreto de reforma financiera aprobado por el Consejo de Ministros contará con una participación estatal en el capital de un máximo del 50%, por lo que en algún momento podría haber mayoría de capital privado, según las previsiones del Gobierno.

El Ejecutivo ha aprobado el marco normativo de la sociedad de gestión a la que se transferirán los activos tóxicos de la banca y aspira a perfilar su diseño en un reglamento posterior con el objetivo de hacerlo atractivo para la inversión privada.