El Ayuntamiento de Palma ahorrará un total de 400.000 euros durante el próximo curso de 'escoletas', que llegará a 80 alumnos más, tal y como ha asegurado el portavoz del equipo de gobierno, Julio Martínez, quien ha manifestado que con las medidas que está adoptando el Consistorio "garantizamos la continuidad de las 'escoletas' municipales".

En rueda de prensa posterior a la junta de gobierno, Martínez ha explicado que todas las alegaciones presentadas a la modificación del presupuesto para este ámbito han sido desestimadas por "no cumplir" ninguno de los supuestos de la Ley de Hacienda Local y al considerar que su pretensión pasaba por "retrasar la apertura de las guarderías".

"Es una oposición a la antigua", ha lamentado el portavoz, quien ha incidido en que el Ayuntamiento garantizará la apertura de las doce 'escoletas' municipales, al contrario que el pasado año, cuando sólo abrieron nueve debido a que "el equipo anterior no dotó el servicio de suficiente presupuesto".

Tal y como ha recalcado, el actual equipo de gobierno dijo que trabajaría para mejorar la gestión del Ayuntamiento y, en su opinión, "este es un ejemplo de eficiencia: ahorrar sin recortar". Martínez ha recordado que para este año la partida presupuestaria para las escuelas infantiles es la que más se incrementó, con un 33 por ciento más.

De hecho, el portavoz ha subrayado que "al plantearnos la disminución del gasto público, hemos aislado a las 'escoletas' para garantizar su continuidad". La Junta de Gobierno ha aprobado así elevar a pleno la aprobación de la modificación del crédito en el presupuesto del Patronato Municipal de Escuelas de Niños para 2012.

Por otro lado, también en materia educativa, la Junta ha acordado mantener el Servicio de Atención a la Diversidad Infantil de 0 a 3 años, que "no sufrirá ningún recorte y atenderá las necesidades específicas de los alumnos".

Finalmente, el Consistorio ha aprobado destinar 22.000 euros a la subsanación de las deficiencias en el sistema eléctrico de colegios como los de Son Oliva y Camilo José Cela.