Artificieros hicieron estallar este martes de forma controlada en la ciudad alemana de Múnich una bomba de la II Guerra Mundial después de fracasar el intento de desactivarla, confirmaron fuentes policiales.

El hallazgo del artefacto, de 250 kilogramos de peso, había obligado a evacuar esta madrugada a unas 2.500 personas en la capital bávara.

Los bomberos han informado de rotura de ventanas y pequeños incendios en desvanesEl artefacto fue localizado la víspera durante unas obras de construcción en un solar del barrio muniqués de Schwabing, donde la policía y los bomberos procedieron a desalojar a todos los habitantes en un radio de unos 300 metros.

Las personas residentes en los edificios próximos al lugar de la detonación sólo podrán regresar a sus viviendas después de que los expertos verifiquen —a la luz del día— que los posibles daños en los inmuebles como consecuencia de la explosión controlada no representan un peligro, señaló un portavoz de la policía.

Esta madrugada un portavoz de los bomberos advertía de que "la bomba podría estallar en cualquier momento", al tiempo que señaló que el detonador se encontraba activo a pesar de que habían pasado casi 70 años desde el fin de la última contienda mundial.

El detonador se encontraba activo a pesar de que habían pasado 70 años desde que fue lanzadaAntes de intentar desactivar el artefacto, los artificieros habían vuelto a cubrir parcialmente la bomba con paja y arena para reducir los efectos de una posible explosión.

Los bomberos informaron de la rotura de ventanas y reportaron varios incendios menores en desvanes de edificios aledaños inmediatamente después de la detonación controlada, que tuvo lugar poco antes de las 22.00 hora local (22.00 hora española), aunque subrayaron que la situación está controlada.

Los ciudadanos evacuados se encuentran alojados en colegios, guarderías y otras instituciones públicas, donde permanecerán hasta poder regresar a sus hogares, probablemente no antes de mañana.

Más de un centenar de bomberos y otras fuerzas de rescate fueron movilizados en esta operación, que obligó también a la clausura preventiva de varias estaciones de metro y la interrupción del tránsito en dos de sus líneas, además del cierre entre otras de la Leopoldstrasse, una de las calles más transitadas de Múnich.