La resistencia de Alemania a que el BCE compre deuda, reiterada este fin de semana por el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, y la propia canciller alemana, Angela Merkel, ha hecho mella entre los inversores, que han optado por recoger beneficios en los primeros compases de la sesión.

Las principales plazas europeas tampoco recibían con mucha alegría las advertencias del presidente del Bundesbank, apoyadas posteriormente por Merkel, de que la compra de deuda soberana por parte del BCE puede causar "adicción". Así, Milán abría plano, Francfot caía un 0,1% y París se dejaba un 0,2%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se mantenía por encima de los 500 puntos básicos, aunque aflojaba un poco respecto al viernes pese a las palabras de Weidmann y la canciller germana.

Consulta aquí más noticias de Valencia.