Perfil en Twitter de Xiskya
Perfil en Twitter de Xiskya, la 'monja tuitera'. @xiskya

Nicaragüense, 43 años, hija de un cardiólogo y una abogada, periodista, filóloga, fotógrafa aficionada y monja. Este es el perfil de la religiosa Xiskya Valladares, cuya actividad en Internet y en las redes sociales le han valido el sobrenombre de "la monja twitera" entre algunos de sus seguidores.

Aunque reconoce que siempre le ha interesado la informática y la tecnología, cuenta que, al principio, no le gustaban las redes sociales. Pero ahora, tiempo después, se muestra convencida de la necesidad de llevar a Cristo al mundo digital o "sexto continente" como ella prefiere denominarlo.

En una entrevista esta semana, Xiskya, religiosa de la Pureza de María y directora de la revista de su congregación Mater Purissima, explica que veía en las redes sociales una forma de perder el tiempo y algo que fomentaba "el chismorreo". Su interés por su utilidad llegó al mismo tiempo que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) a Madrid, en 2011, cuando escribió la crónica El diario de una peregrina e hizo un vídeo para un servicio on line de un diario nacional. Para Xiskya fue una de las mejores experiencias de su vida, ya que que la combinación periodista-religioso es una "fórmula muy potente para vivirla".

"Al twitear todo lo que estábamos viviendo, descubrí con sorpresa el gran poder de las redes sociales", asegura la religiosa quien, a pesar de haber creado una cuenta en la red de los 140 caracteres en 2009, "no había vuelto a usarla hasta que empezó el movimiento 15-M" para informarse en directo.

La siguen todo tipo de personas, creyentes y ateos, pero dice encontrar pocos religiosos entre sus "followers"Cuando surgió la acampada social, decidió pasar un día allí para comprobar en qué consistía el movimiento, del que cree que socialmente constituye una "sensibilización importante, especialmente entre los jóvenes" y cuya "gran capacidad de movilización se ha debido a su gran dominio de las redes sociales".

Con miles de seguidores en su cuenta, la red social favorita de Xiskya es Twitter, aunque también es una usuaria habitual de Facebook, Google Plus, Flickr, Youtube y Linkedin.

La siguen todo tipo de personas, creyentes y ateos, pero dice encontrar pocos religiosos entre sus "followers" y, en este terreno, cree que la Iglesia en Latinoamérica "le lleva mucha ventaja" a la española que, en su opinión, "no ha sabido aprovechar el enorme potencial de las redes sociales" ante lo que le insta a "un cambio de mentalidad".

Para Xiskya, el principal peligro de las redes sociales es "creerse las noticias de particulares sin contrastar las fuentes", ya que "no todos los usuarios son de fiar, ni todos saben comunicar".

Así, "siempre será necesario el periodista profesional y la empresa periodística que respalde la veracidad del mensaje", aunque asegura que también existen usuarios y blogueros que informan "con el mismo rigor y veracidad que un profesional".

Para la religiosa, el periodismo está pasando momentos de crisis y el futuro del papel es precario porque el proceso de digitalización "es imparable" aunque, dice que éste seguramente seguirá existiendo "para un público selecto, de élite".

Xiskya asegura que "el futuro está en Internet, en la interactividad, en la inmediatez y en la profesionalidad".