La industria del porno de Los Angeles se paraliza de forma temporal por casos de sífilis

  • En seis años se han rodado 300.000 escenas de sexo sin que hubiera contagios.
  • Se están realizando pruebas a los actores y actrices para comprobar el brote.
  • El noviembre se votará en referendo el uso del condón en las películas porno.
Imagen evocadora de una boca abierta.
Imagen evocadora de una boca abierta.
Marilyn Minter

Una serie de casos de sífilis detectados en la última semanas han llevado a la industria del porno en Los Ángeles (California) a suspender temporalmente su producción mientras los actores se someten a pruebas. El Departamento de Salud Pública de Los Ángeles investiga un posible brote de sífilis después de que la semana pasa recibiera información de al menos cinco casos entre actores de la industria, que según informó este miércoles podrían ser ya nueve.

La asociación de entretenimiento para adultos "Free Speech Coalition" (FSC) solicitó el lunes una moratoria de los rodajes y pidió a todos los productores que la respeten, mientras las autoridades sanitarias investigan un posible brote. La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual causada por una bacteria que infecta el área genital y afecta tanto a los hombres como a las mujeres. Por lo general se adquiere por contacto sexual con una persona que la padece.

La enfermedad es fácilmente tratable con antibióticos y la organización facilitará tanto las pruebas como el tratamiento a los afectados. "Siempre aprecio cómo nuestra industria se une en un momento de necesidad", señaló la directora ejecutiva de FSC Diane Duke en un comunicado en el que subrayó que "la prioridad de nuestra industria es la salud y el bienestar de nuestros artistas".

El próximo noviembre los ciudadanos del condado de Los Ángeles votarán en referéndum sobres obre el futuro uso del condón en el cine pornográfico, una iniciativa del grupo "AIDS Healthcare Foundation" (AHF) centrada en evitar la propagación de las enfermedades de transmisión sexual. En enero, el ayuntamiento de la ciudad de Los Ángeles, un municipio en el que se filman muchas películas XXX, aprobó una ordenanza que obliga a usar condones en los rodajes.

Esa normativa entró en vigor en marzo aunque sin precisar los detalles sobre cómo se supervisaría su cumplimiento. Los profesionales del cine pornográfico están sometidos a controles mensuales para comprobar que no padecen VIH, clamidia, sífilis, gonorrea ni otras enfermedades de transmisión sexual.

Según las compañías del sector, en los últimos seis años se han hecho más de 300.000 escenas de sexo adulto grabadas y aseguran que no se ha producido ningún caso de contagio de sida entre profesionales dentro de los platós.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento