El Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida), dependiente de la Consejería de Agricultura y Agua, junto con el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas), colaboran en un proyecto de investigación para potenciar el cultivo de canónigos (Valerianella locusta) en la Región.

Esta planta herbácea se utiliza para alimentación en crudo, generalmente como ensalada o acompañamiento. Actualmente se cultiva sobre todo en Alemania, Francia e Italia y no es frecuente su consumo fuera de Europa, según informa la Comunidad.

El director del Imida, Adrián Martínez, ha explicado que "el consumo de canónigos está muy extendido en los países europeos, donde es muy apreciado por su sabor característico y sus propiedades digestivas, antianémicas y relajantes".

En este sentido, apunta que "se trata de un cultivo con una demanda en crecimiento, sobre todo en la industria de cuarta gama, y con un gran potencial de futuro para que se desarrolle en la Región, pero antes hay que saber cómo adaptarlo a nuestras condiciones edafoclimáticas".

El proyecto de investigación aborda aspectos esenciales como el cultivo hidropónico en sistema flotante, el manejo de la nutrición mineral y la tolerancia a la salinidad, de lo que se ocupa el departamento de Nutrición Vegetal del Cebas.

Por su parte, el Imida se encarga de identificar en laboratorio los compuestos de interés menos conocidos de los canónigos y de cómo afecta el manejo de la nutrición y la salinidad a la calidad.

El objetivo último es obtener un producto de calidad que pueda competir en los mercados europeos y posteriormente transferir a los agricultores murcianos los parámetros necesarios para llevar a cabo este cultivo.

Los investigadores del equipo de Calidad Alimentaria del Imida apuntan que el canónigo posee un alto contenido en valepotriatos, productos naturales con un alto valor medicinal y efecto sedativo y anticancerígeno.

Además, son ricos en compuestos fenólicos y carotenoides, todos ellos con reconocidas propiedades beneficiosas para la salud. Asimismo, se ha comprobado que la dosis de nitrógeno, calcio y potasio modifican significativamente el contenido de estos compuestos. El proyecto está financiado por la Fundación Séneca Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia.

Consulta aquí más noticias de Murcia.