El exmagistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, compareció ante los medios como abogado de Julian Assange –fundador de Wikileaks al que Ecuador dio asilo esta semana– desde la puerta de la embajada en Londres. El abogado trasladó su agradecimiento a Correa y el pueblo ecuatoriano, y explicó la situación actual.

Hay una persecución como ha reconocido el estado de Ecuador

"Assange siempre ha luchado por la verdad y ha defendido los derechos humanos, y continúa haciéndolo. Está fuerte de espíritu, y va a reivindicar los derechos de Wikileaks así como de todos aquellos que están siendo investigados por estos hechos porque que están siendo violentados tanto en los aspectos legales como en los financieros", afirmaba.

Dio la razón a Correa, cuando aseguró que Reino Unido había amenazado de forma "grosera" a Ecuador. "Insistimos en que se ha concedido el asilo y se ha dado la razón a lo que estábamos defendiendo. Hay una persecueción, y así lo reconoce el estado de Ecuador. Continuaremos apoyando a Julian Assange por ese derecho fundamental que no puede concluir de otra forma que la concesión del salvoconducto".

No evita la Justicia

Assange no ha rehuido de prestar declaración. "Julian solicita unas garantías mínimas pero suficientes para declarar ante la Justicia sueca, también lo ha pedido el Gobierno de Ecuador y a día de hoy no han sido otorgadas. Ha solicitado hacerlo para aportar los elementos necesarios y demostrar la inconsistencia de estos cargos. Solo pide las garantías que cualquier ciudadano tiene", añadía.

"Esto no se resolverá de otra forma salvo con un salvoconducto, él va a continuar demandando sus derechos y luchar legalmente", reconocía Garzón, quien concluía afirmando que la estrategia a seguir no podía comunicarla en este momento pero no sería de pasividad "sino de acción".