Jorge Fernández Díaz
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Emilio Naranjo / EFE

El Ministerio del Interior estudia poner en marcha un plan con el que facilitaría el retorno de los etarras fugados siempre que se desvinculen de la organización criminal, según han confirmado fuentes del Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz.

Ingresarían en una prisión del País Vasco con beneficios penitenciarios del Código Penal

Estas mismas fuentes advierten de que el plan no está aún finalizado sino en fase de estudio y en el se contempla incluir también a los miembros de ETA fugados con causas pendientes con la Justicia. En esos casos serían juzgados por sus delitos y, según la información que adelanta El País en su edición de este domingo, ingresarían en una prisión del País Vasco donde podrían acogerse a beneficios penitenciarios recogidos en el Código Penal.

En la actualidad son varios los presos de ETA que han confirmado su ruptura con la banda y que desde hace años pueden salir a diario de prisión para trabajar o formarse en el marco de una estrategia puesta en marcha por el Gobierno anterior para dividir al Colectivo de Presos de ETA que se denominó la 'Vía Nanclares' en referencia a la cárcel alavesa en la que se agrupó a la mayoría de presos disidentes.

Algunos de ellos son históricos de la organización como José Luis Álvarez Santacristina, 'Txelis' quien disfruta de la concesión del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario. Tras experimentar un descenso en el número de deserciones al raíz del cese definitivo de ETA, el Ministerio del Interior anunció el pasado mes de abril la puesta en marcha de un plan de reinserción de presos en las cárceles en cuya primera fase el interno no estaría obligado a pedir perdón por los crímenes cometidos.

Huidos sin causas pendientes

Ahora estudia este nuevo plan para los etarras fugados que también incluye a aquellos huídos que no tuviesen causas pendientes con la Justicia. En estos casos también tendrían que manifestar su ruptura con la banda dado que, según recuerdan las fuentes consultadas, ETA todavía no se ha disuelto. Según los datos con los que cuentan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado la banda terrorista contaría con apenas medio centenar de etarras en la clandestinidad en Francia. Además, sospechan de la existencia de una colonia de varias decenas de terroristas repartidos por países de Sudamérica, especialmente en Venezuela, México y Cuba.

Su denuncia evitaría "que quedaran impunes por sus crímenes"

La Asociación Dignidad y Justicia (DyJ) presentó el pasado mes de junio en la Audiencia Nacional una denuncia contra un total de 75 etarras que permanecen huidos y que, según sus datos, podrían ser acusados de pertenecer a ETA "evitando así que quedaran impunes por sus crímenes". Esta denuncia de 79 páginas sirvió también para elaborar un estudio que cifra en 184 los miembros de ETA huidos en distintos países de Europa, África y América, de los cuales 141 tienen orden de busca y captura dictada en la Audiencia Nacional, según los datos de la asociación que preside Daniel Portero.