Assange
Un póster del fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, a la entrada de la embajada de Ecuador en Londres. EFE

El Consejo Permanente de la OEA ha aprobado una propuesta de Ecuador para convocar el próximo 24 de agosto en Washington una reunión de cancilleres sobre la crisis entre el país andino y el Reino Unido por el caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Se convoca la reunión para el próximo 24 de agosto en la sede de la OEALa propuesta de resolución, que requería una mayoría absoluta de 18 votos para ser aprobada, fue acogida por 23 votos a favor y 3 en contra, los de Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago, durante una sesión extraordinaria en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los cancilleres del continente se reunirán en la sede de la OEA en Washington para examinar "la situación concerniente a la inviolabilidad de los locales diplomáticos de Ecuador en el Reino Unido al amparo del derecho internacional", según el texto final de la resolución.

El lenguaje de la propuesta de Ecuador se suavizó a propuesta de México, ya que inicialmente hablaba de las "amenazas" vertidas por el Reino Unido contra la embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra refugiado Assange desde el pasado 19 de junio.

Entre los 23 países que votaron a favor estuvieron Guatemala, El Salvador, Ecuador, Costa Rica, Colombia, Chile, Brasil, Bolivia, Argentina, Venezuela, Uruguay, República Dominicana, Perú, Paraguay, Nicaragua, México y Haití.

Cinco países se abstuvieron -Barbados, Bahamas, Panamá, Jamaica y Honduras- entre ellos tres pertenecientes a la Comunidad de países del Caribe, que normalmente vota en bloque y esta vez se dividió, ya que algunos de sus países se pronunciaron a favor, como Dominica o Vicente y las Granadinas.

Panamá se abstuvo por considerar "prematuro" convocar a los cancilleres, y porque propuso a su vez "que el secretario general envíe delegaciones a Londres y Quito para determinar si la OEA como foro multilateral es un foro idóneo para tratar estos temas", una idea que sólo obtuvo el respaldo de Honduras.

Tanto Estados Unidos como Canadá señalaron que el asunto debía resolverse de forma bilateral entre Ecuador y el Reino Unido, y la representante estadounidense, Carmen Lomellín, afirmó que la reunión de cancilleres "no va a aportar valor y será incluso dañina para la fama de la institución internacional".

Reino Unido: "Fuera de contexto"

Por su parte, el observador permanente de Reino Unido, Philip Barton, subrayó que las "acusaciones de que Reino Unido estaba a punto de entrar por la fuerza en la embajada de Ecuador no tienen ningún fundamento" y aseguró que la nota enviada por Londres a la misión fue "tomada fuera de contexto".

Ecuador ha recurrido, además de a la OEA, a la Alianza Bolivariana para Nuestra América (ALBA) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que han convocado una reunión extraordinaria de cancilleres sobre el asunto para este fin de semana en Guayaquil

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, dijo al comienzo de la sesión extraordinaria que el debate no debería centrarse en el derecho de asilo sino en la "inviolabilidad de los locales diplomáticos", y se mostró de acuerdo en que los cancilleres decidan sobre ese asunto "de interés común".

"Es necesario que entendamos las consecuencias de aparecer en un momento como este no diciendo nada sobre la posibilidad de que un país miembro se enfrente a esta situación. Creo que a ninguno de nosotros le gustaría", señaló Insulza.

La propuesta de resolución pide a los cancilleres "considerar las amenazas vertidas por el Reino Unido en contra del Estado ecuatoriano y sus locales diplomáticos en dicho país", y acordar "las medidas que convenga adoptar".