El cierre en la capital afectaría a 150 trabajadores de una plantilla total de 9.000. Cortefiel aseguró que con esta decisión pretende mantener su competitividad.

UGT criticó que a los trabajadores no les compensará económicamente desplazarse a Málaga .

Además, la fábrica de Cortefiel en Málaga, Confecciones Sur, tiene un expediente de regulación de empleo.