El Principado dispone de 177 vehículos terrestres, seis helicópteros y más de 500 efectivos para luchar contra el fuego

Más de 10.000 hectáreas se han quemado en los 1.295 incendios forestales contabilizados en el primer semestre
Incendio forestal
Incendio forestal
EUROPA PRESS

El Principado cuenta con 177 vehículos terrestres, seis helicópteros y más de 500 efectivos para luchar contra el fuego. En concreto, Bomberos de Asturias dispone de 497 efectivos humanos, 126 vehículos terrestres, tres helicópteros (uno para coordinación aérea y dos con capacidad de descarga de 1.000 litros) y una avioneta de ala fija para realizar tareas de vigilancia.

Los han sido ofrecidos en una rueda de prensa que ha ofrecido el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, y la consejera de Agroganadería y Recursos Autóctonos, María Jesús Álvarez, en la Feria Internacional de Muestras de Asturias (Fidma). Según los responsables regionales, la lucha contra los incendios forestales, tanto en materia de prevención como de extinción, constituye una de las prioridades del programa de legislatura.

Los titulares de ambos departamentos han solicitado ya la evaluación y revisión de la Estrategia Integral de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales cuyos resultados, previstos para la segunda quincena de octubre, servirán de base para la elaboración de la nueva estrategia 2013-2016.

Como responsable de las competencias en materia de extinción, Guillermo Martínez subrayó el importante trabajo realizado desde Bomberos de Asturias. En este sentido, destacó que el 42% de las incidencias registradas en la entidad pública están relacionadas con los incendios forestales.

En el primer semestre de este año, según los datos provisionales disponibles, se contabilizaron en la comunidad autónoma 1.295 incendios forestales que calcinaron 10.045 hectáreas de terreno, en su mayor parte de superficie desarbolada (91,28%). El mes de mayor actividad, como suele ser habitual en Asturias, fue marzo, con 941 incendios que devastaron 9.092 hectáreas de terreno. El pasado año se registraron en el Principado un total de 1.793 incendios forestales que calcinaron 13.991 hectáreas.

Martínez recordó que en la época de mayor riesgo de incendios, que en Asturias se corresponde fundamentalmente con los meses de febrero, marzo y abril, el Principado cuenta con 177 vehículos terrestres, seis helicópteros y más de 500 efectivos para luchar contra el fuego. En concreto, Bomberos de Asturias dispone de 497 efectivos humanos, 126 vehículos terrestres, tres helicópteros (uno para coordinación aérea y dos con capacidad de descarga de 1.000 litros) y una avioneta de ala fija para realizar tareas de vigilancia.

Además, el consejero incidió en el importante trabajo que realizan las cuatro brigadas de investigación de incendios forestales del Principado de Asturias (Bripas). Cada uno de estos equipos está compuesto por tres personas: un bombero-conductor de Bomberos de Asturias y dos investigadores de causas de incendios forestales. Según ha dicho, su labor se ha optimizado en los últimos años y se ha incrementado notablemente el porcentaje de superficie afectada analizada.

Desde enero hasta junio de este año se realizaron 152 informes que han permitido analizar 8.198 hectáreas de la superficie total calcinada en el Principado. En 2011, las brigadas elaboraron 226 informes de investigación de causas de incendios forestales y analizaron el 69,5% de la superficie quemada en la comunidad. La mayor parte de los incendios, concretamente 203 fueron intencionados, 12 se produjeron por negligencias o causas accidentales, 3 por rayos y en 6 casos no se pudo determinar el origen del fuego.

Por otra parte, el titular de la Consejería de Presidencia hizo un llamamiento a la colaboración de la ciudadanía, ya que la rápida detección del fuego es vital para su control. A través de las llamadas recibidas en el 112 Asturias se está observando una mayor implicación de la población para alertar a los servicios de emergencia, un hecho que permite movilizar con más rapidez y precisión los medios necesarios para actuar.

Apuesta por prevención

Por su parte, la consejera de Agroganadería y Recursos Autóctonos, María Jesús Álvarez, insistió en que para el Gobierno del Principado la prevención es una de las acciones prioritarias y señaló que la asignación de los recursos humanos y económicos se lleva a cabo con el objetivo de que las causas que los originan disminuyan drásticamente a medio plazo. La titular de Agroganadería recordó que más del 70% del territorio asturiano es monte y apostó por la vigilancia preventiva, que permite equilibrar y compatibilizar los usos y aprovechamientos de los montes.

La consejera explicó que su departamento dispone de un presupuesto de 3 millones de euros para la concesión de subvenciones a los ayuntamientos en el ámbito de la prevención de incendios. La partida global se divide en dos anualidades de 1,5 millones de euros para 2012 y 2013. Durante este ejercicio ya se han aprobado 74 expedientes relativos a limpieza manual de senderos y desbroces en pistas y caminos que han permitido actuar en 5.205 kilómetros. Asimismo, se han desbrozado 323 hectáreas en perímetros de masas forestales.

A juicio de la consejera, para ser eficientes en la prevención debe aplicarse una política forestal de equilibrio en los aprovechamientos y convivencia de los diferentes sectores y sus intereses. Este objetivo se consigue a través de la prevención anticipada, que consiste en aplicar modelos de actuaciones forestales que consideren las posibilidades de todos los aprovechamientos del monte y singularmente los ganaderos, forestales y cinegéticos.

En este sentido, Álvarez indicó que las líneas de actuación pasan por asignar recursos económicos a los trabajos que tengan relación directa o indirecta con la prevención de los incendios, además de promocionar las iniciativas relacionadas con la utilización de la biomasa como fuente de energía verde y renovable. La titular de Agroganadería incidió también en la necesidad de que las entidades locales realicen trabajos de prevención de incendios en sus territorios, fundamentalmente fajas auxiliares en pistas y caminos, así como en el perímetro de las masas forestales.

Por otra parte, la consejera apostó por la ordenación del monte desde el punto de vista de los aprovechamientos, siempre con la participación y el acuerdo de los propietarios usufructuarios. Defendió también el pastoreo de una forma ordenada y sujeta a las ordenanzas por parte del ganado de los propietarios y destacó la conveniencia de promover el aprovechamiento ganadero en los montes de utilidad pública o facilitar las quemas controladas para mejorar o ampliar las zonas de pasto.

En cuanto al acotamiento al pastoreo para facilitar la regeneración de las zonas de pastos, María Jesús Álvarez señaló que, una vez cumplido el mandato legal de preservar un mínimo de un año las zonas quemadas, se revisarán todos los acotamientos y se levantarán en aquellas zonas donde el pasto se haya regenerado.

Estas actuaciones deben completarse, según la consejera, con labores disuasorias de vigilancia y control por parte de la guardería del Principado. En este sentido, la titular de Agroganadería explicó que la Dirección General de Política Forestal tiene asignados 96 guardas del medio natural. Además, funcionan 420 servicios específicos de vigilancia de prevención, con un mínimo de dos guardas por comarca forestal. También se realizan 23 vuelos de vigilancia y prevención de dos horas con un guarda en la aeronave y 45 servicios específicos de patrulla motorizada.

Asimismo, se realizan otras tareas como la supervisión de trazados aéreos de transporte de energía eléctrica, erradicación de vertederos en montes y la expedición de autorizaciones de quemas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento