El Ayuntamiento dice que será "inmediata" la colaboración con Policía Nacional en el caso de los niños

Aún no se establece un día concreto de búsqueda a la espera de delimitar zonas a limpiar de las escombreras en Las Quemadillas
Agentes En La Puerta De La Finca De Las Quemadillas
Agentes En La Puerta De La Finca De Las Quemadillas
EUROPA PRESS

El alcalde accidental de Córdoba, José María Bellido (PP), ha destacado que la colaboración del Ayuntamiento será "inmediata y absoluta" con la Policía Nacional, en caso de que desde la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) se les solicite ayuda para las labores de limpieza y desbroce de maleza en zonas cercanas a la finca de Las Quemadillas para buscar de nuevo pistas sobre el paradero de Ruth y José, los dos niños desaparecidos en Córdoba desde el 8 de octubre de 2011.

En una rueda de prensa, Bellido se ha limitado a comentar que la colaboración del Consistorio se dará como en otros casos, aunque por el momento se no ha recibido tal notificación. Y es que, tal y como apuntan a Europa Press fuentes cercanas al caso, los agentes de la UDEV están realizando "estudios previos para delimitar la zona que se tiene que limpiar" y una vez concluidos lo comunicarán al Ayuntamiento, de modo que aún no se ha fijado un día concreto para el inicio de las labores de búsqueda.

Entre algunos de los puntos donde los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta centrarán la búsqueda será en escombreras cercanas a la finca, además de áreas junto al río Guadalquivir. En ambos puntos se ha registrado sin hallar pistas.

La investigación desde un principio se centró en el entorno de la parcela de Las Quemadillas, donde dice el padre que estuvo con los pequeños momentos antes de acudir al parque, si bien, tras más de diez meses y numerosos rastreos, tanto en la zona como en el interior de la finca, no se han hallado pistas que desvelen dónde se encuentran Ruth y José.

En las últimas semanas los trabajos en el interior de la finca han concluido sin resultados. Sin embargo, no han parado las búsquedas ni los rastreos en los más de diez meses sin rastro de los pequeños.

Finca rastreada y el habitáculo

La nueva búsqueda en la finca de Las Quemadillas y su entorno incide en la línea ya marcada en el auto de procesamiento de Bretón, según el cual éste llegó a las 13,46 horas del 8 de octubre a la finca acompañado por sus dos hijos y no salió hasta las 17,30 horas. Durante ese espacio de tiempo, en opinión del juez, Bretón aprovechó para realizar el plan que supuestamente ideó desde hacía casi un mes, después de que su mujer decidiera finalizar la relación matrimonial.

Por una parte, el juez relata que "si lo que pretendía el encartado era causar el mayor mal posible a su esposa en despecho por la que consideraba humillante ruptura de la relación matrimonial, es evidente que la solución que menos problemas podría acarrearle era la de matar a sus dos hijos y hacerlos desaparecer; contando como contaba de un amplio margen de tiempo para organizar un pequeño habitáculo para dar cabida a lo que no eran sino dos pequeños bultos con un peso no muy superior a los 30 kilos en total".

Punto seleccionado

Igualmente, en opinión del juez instructor del caso, el padre tras abandonar la finca con los niños por las calles traseras a la parcela tuvo "un margen de aproximadamente diez minutos para alcanzar un punto previamente seleccionado y preparado para ocultar a sus hijos, en un radio de acción de aproximadamente cuatro minutos, o bien para realizar una operación de trasvase de sus dos hijos desde su vehículo hasta el vehículo de una tercera persona que se los podría haber llevado sin ningún tipo de problema ni impedimento".

A pesar de la falta de resultados en el registro, la opción de la finca familiar y el habitáculo se impone al escaso margen de tiempo del que gozó Bretón en su traslado a Las Quemadillas a mediodía del 8 de octubre o en su posterior desplazamiento de allí al Parque Cruz Conde, donde mantiene que perdió a Ruth y José.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento