Alemania confía en que España no acuda al rescate e Italia descarta recibir ayudas

  • El ministro alemán de Asuntos Exteriores cree que España es un "país muy fuerte", con una "economía sólida".
  • Ha apremiado a Grecia a que cumpla con sus compromisos y ha advertido que no se admitirán "desviaciones sustanciales" sobre lo acordado.
  • Italia confía en que la situación mejorará: "Tenemos un superávit primario relevante, el próximo año lograremos el equilibrio presupuestario".
Monedas de dos euros emitidas con motivo de la presidencia belga de la Unión Europea.
Monedas de dos euros emitidas con motivo de la presidencia belga de la Unión Europea.
Benoti Doppagne / EFE

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, expresó este domingo su confianza en la solidez de la economía española y la "gran determinación" mostrada por el Gobierno de Mariano Rajoy frente a la crisis, al tiempo que apremió a Grecia a cumplir los compromisos adquiridos.

El ministro de Exteriores, entrevistado por el dominical Bild am Sonntag rechaza "entrar en especulaciones" acerca de si España pedirá el rescate aún este verano e insiste en que es un "país muy fuerte", con una "economía sólida".

En el reverso de la medalla sitúa Westerwelle, del Partido Liberal (FDP), a Grecia, país que, recuerda "debe cumplir con sus compromisos", porque de ello depende que reciba la ayuda internacional que precisa.

El ministro apremia a Atenas a que se tome estos compromisos "con seriedad" y advierte que no se admitirán "desviaciones sustanciales" sobre lo acordado.

Rechaza la emisión de eurobonos

Westerwelle ratifica en la entrevista su rechazo a la emisión de eurobonos, a la que el gobierno de Angela Merkel se opone radicalmente, en cualquiera de sus fórmulas, así como a toda variante que implique una colectivización de la deuda.

"Cómo va a implementar España sus reformas, si facilitamos que se genere el endeudamiento", argumenta el político, según el cual el peligro para el euro y Europa no viene únicamente de una falta de solidaridad, sino de un exceso de ésta.

Westerwelle incide asimismo en que la decisión de una compra masiva de deuda de países de la zona euro corresponde al Banco Central Europeo (BCE) e insiste en la independencia de éste para tomar decisiones que afectan a la estabilidad de la moneda europea.

Junto a las preguntas respecto al conjunto de la zona euro, el político responde a las más diversas cuestiones, como una eventual intervención en Siria —que rechaza— o la equiparación fiscal para las parejas homosexuales —de la que el político, homosexual, se proclama partidario—.

Italia confía en el BCE

Por su parte, el ministro italiano de Economía, Vittorio Grilli, aseguró este domingo que Italia no necesita recurrir al fondo de rescate europeo y se mostró confiado en que, cuando sean operativos, los instrumentos dispuestos por el Banco Central Europeo (BCE) atenuarán las tensiones sobre la prima de riesgo.

En una entrevista del diario italiano La Repubblica, Grilli señaló que Italia es actualmente "uno de los países más virtuosos del mundo y de Europa" por lo que "no necesita ninguna ayuda" para nivelar el déficit: "Tenemos un superávit primario relevante, el próximo año lograremos el equilibrio presupuestario".

"Lo único que necesitamos es un poco de tranquilidad de los mercados, que confíen en el país y mantengan sus inversiones. En otras palabras, necesitamos condiciones de mercado normalizadas que permitan una ordenada refinanciación de nuestra deuda en vencimiento", afirmó.

Preguntado sobre si será posible alcanzar el equilibrio presupuestario en 2013 a partir de los últimos datos sobre el crecimiento de la economía italiana, con una contracción del PIB del 0,7% en el segundo trimestre del 2012 que agudiza la recesión que atraviesa el país, Grilli defendió ese propósito.

"Nuestro objetivo es clarísimo: lograr el equilibrio presupuestario estructural. Sabemos que la economía mundial se ralentiza y ante un ciclo muy difícil nosotros acometemos un saneamiento estructural profundo", aseveró.

Descarta un nuevo plan de ajuste

Grilli excluyó que este próximo otoño el Ejecutivo tecnócrata, liderado por el primer ministro Mario Monti, lleve a cabo un nuevo plan de ajuste y subrayó el compromiso del Gobierno con la reducción de la presión fiscal en Italia.

A este respecto, explicó que la intención del Gobierno es la de evitar un aumento del IVA, previsto en un principio para este otoño y que, por el momento, ha quedado aplazado hasta julio de 2013 gracias a la aprobación de un nuevo programa de recortes.

"Por ahora nos hemos concentrado en evitar el aumento del IVA. No queremos ilusionar a nadie con promesas sobre los plazos que ahora no podemos hacer, aunque en cuanto se cree un espacio reduciremos también los otros impuestos", añadió.

Asimismo, Grilli se mostró convencido de que Europa logrará salir de la crisis.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento