Marcha en San Sebastián por la liberación de Uribetxebarria
Vista de la manifestación convocada este sábado por Herrira bajo el lema "Todos los Derechos Humanos. Euskal Presoak Euskal Herrira", a su paso por la playa de la Zurriola de San Sebastián. EFE

Varios miles de personas se han manifestado este sábado en San Sebastián para exigir la puesta en libertad del preso de ETA enfermo Iosu Uribetxebarria y la modificación de la política penitenciaria en una marcha convocada por el colectivo Herrira, de apoyo a los reclusos de la organización terrorista.

En la manifestación, que los colectivos de la izquierda abertzale convocan todos los años horas antes del inicio oficial de las fiestas de Semana Grande de San Sebastián, han participado el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano, el alcalde de la ciudad, Juan Karlos Izagirre (ambos de Bildu) y dirigentes de la antigua Batasuna como Rufi Etxeberria, Joseba Permach, Pernando Barrena, Iñigo Iruin y Joseba Álvarez, entre otros.

También han asistido los secretarios generales de los sindicatos vascos ELA y LAB, Adolfo Muñoz y Ainhoa Etxaide, respectivamente.

La marcha había sido autorizada por el departamento vasco de Interior, que modificó el recorrido para que no discurriera por el recinto festivo en el que a las 19:00 horas se lanzará el tradicional cañonazo que da inicio a las fiestas de Semana Grande.

Interior recordó además a los convocantes la obligación de no exhibir fotografías de presos, lo que no ha ocurrido, y de no emplear lemas que significaran enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas.

Del mismo modo, la Audiencia Nacional rechazó las peticiones de Dignidad y Justicia y de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de que prohibiera la marcha, al tiempo que ordenó a las Fuerzas de Seguridad que la vigilaran para impedir que se cometieran delitos en su desarrollo.

En favor "de todos los derechos"

La manifestación ha partido a las 17:30 desde el barrio donostiarra de Sagüés tras una pancarta con el lema en euskera en favor "de todos los derechos" y que exigía el traslado al País Vasco de los reclusos de ETA, entre gritos que reclamaban la liberación de Uribetxebarria, ingresado en el Hospital Donostia aquejado de cáncer.

El caso de este preso, condenado por participar en el secuestro de José Antonio Ortega Lara y que el pasado miércoles inició una huelga de hambre, ha centrado las reivindicaciones de la manifestación.

Al término de la marcha, el representante de Herrira Agustín Rodríguez ha leído un comunicado en el que ha denunciado que los gobiernos español y francés "no han dado ningún paso positivo" para "acabar con las leyes de excepción".

La actual política penitenciaria se basa en la venganza e impide avanzar hacia un verdadero escenario de pazRodríguez ha exigido el fin de la dispersión de reclusos de ETA, la puesta en libertad de los presos que padecen enfermedades graves e incurables y la derogación de la conocida como "doctrina Parot".

Ha denunciado la "conculcación constante y terrorífica de los derechos humanos" que a su juicio constituye la actual política penitenciaria, que, según ha dicho, se basa en la "venganza" e "impide avanzar hacia un verdadero escenario de paz".

El acto ha concluido con un aplauso de los congregados dedicado a Uribetxebarria, el resto de presos que han iniciado una huelga de hambre y a los familiares de un recluso que han resultado heridos esta semana en un accidente de tráfico cuando viajaban para visitarlo.

Más presos en huelga de hambre

Un total de 18 reclusos en cárceles de la Comunitat Valenciana se han sumado este sábado oficialmente a la huelga de hambre en demanda de la excarcelación del recluso etarra enfermo. Según han informado fuentes penitenciarias, una treintena en toda España se han añadido a los trece presos de la banda encarcelados en la prisión de Sevilla II, que este viernes comunicaron su decisión de ponerse en huelga de hambre a Instituciones Penitenciarias mediante la correspondiente instancia preceptiva.

El mayor número de reclusos que se han sumado a esta iniciativa corresponde a la prisión de Granada, con 17 personas, mientras que en Castellón II, hay nueve y en la prisión de Alicante-Villena, hay dos.

En la cárcel valenciana de Picassent, siete presos se encuentran en esta situación, aunque a una reclusa en supuesta huelga de hambre se le ha encontrado comida del economato, por lo que ha informado de que dejará de alimentarse con la comida que le facilita la propia prisión en el comedor.

También en las cárceles francesas de Villefranche-sur-Saône y de Fresnes otros presos se niegan a tomar alimentos para exigir la liberación de Uribetxebarria, quien permanece ingresado en el Hospital Donostia para ser tratado de cáncer, motivo por el que sus representantes legales han reclamado su puesta en libertad.

Con las incorporaciones de este sábado, ya son casi medio centenar los reclusos que apoyan la iniciativa.