Detenido en Madrid un presunto 'narco' mexicano que pudo estar vinculado al PRI de Peña Nieto

  • La Policía Nacional española ha abortado este viernes el primer intento del cártel de Sinaloa, dirigido por 'El Chapo' Guzmán, de establecerse en Europa.
  • Uno de los cuatro detenidos es Rafael Celaya, a quien se le acusa de ser coordinador de candidatos y presunto precandidato del partido de Peña Nieto.
  • El cártel había elegido España como plataforma de lanzamiento de su operativa y pretendían utilizarlo como puerta de entrada de estupefacientes.
  • El PRI rechaza que tenga una vinculación con Celaya, aunque reconoce que el presunto narcotraficante "pretendió ser candidato a diputado federal".
Rafael H. Celaya, junto al presidente electo Enrique Peña Nieto (izq.), en una foto subida por el detenido en su perfil de Facebook.
Rafael H. Celaya, junto al presidente electo Enrique Peña Nieto (izq.), en una foto subida por el detenido en su perfil de Facebook.

La Policía Nacional, en colaboración con la División del FBI de Boston, ha abortado el "primer intento serio" del líder del cártel mexicano de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, de afincarse en Europa usando como base España con la detención en Madrid de cuatro presuntos narcotraficantes miembros de ese grupo.

Uno de los detenidos es Rafael Humberto Celaya Valenzuela, presunto representante legal de la organización y, según asegura la publicación mexicana Procreso, fue coordinador de candidatos federales del PRI en San Luis Río Colorado, en el estado de Sonora.

Celaya fue nombrado para el cargo por el líder del partido, el recientemente elegido presidente Enrique Peña Nieto. De hecho, en su perfil de Facebook se puede ver una fotografía del detenido con Peña Nieto en una visita del gobernante mexicano al estado de Sonora, aparte de otras imágenes de Celaya en una visita de hace un par de años a Madrid.

La revista Proceso recuerda también que Rafael Humberto Celaya "fue precandidato del PRI a diputado federal por el distrito uno de Sonora", y que es sobrino de Víctor Hugo Celaya, "un influyente político de San Luis Río Colorado, municipio fronterizo con alta presencia del crimen organizado".

El PRI lo niega

El PRI ha emitido posteriormente un comunicado en el que rechaza que tenga una vinculación con Celaya Valenzuela, aunque reconoce que el presunto narcotraficante "pretendió ser candidato a diputado federal". Sin embargo, esta "aspiración que fue rechazada" por los delegados del partido en Sonora.

"Durante su campaña por la Presidencia, Enrique Peña Nieto se tomó cientos de miles de fotografías con militantes y simpatizantes, sin que eso implique compromiso o cercanía más allá del momento", sucediendo lo mismo con otros militantes del partido, destaca la nota.

Por último, el partido que gobernó durante siete décadas en México "reitera su apego estricto a la ley, así como su postura de no avalar conductas individuales de sus militantes que se aparten de la norma legal".

Cuatro detenidos en Madrid

Los otros tres detenidos, de entre 37 y 52 años y nacionalidad mexicana, son: Jesús Gutiérrez Guzmán primo hermano del El Chapo—Samuel Zazueta Valenzuela y Jesús Gonzalo Palazuelos Soto. Los cuatro fueron arrestados en las inmediaciones de los hoteles madrileños en los que se hospedaban, ha informado la Dirección General de la Policía en una nota.

Según han precisado los responsables policiales de la investigación en una rueda de prensa, hace ocho días se interceptó en el puerto de Algeciras (Cádiz) un contenedor que transportaba 373 kilos de cocaína de "gran pureza", alrededor del 80%, que había partido de un puerto de Brasil para su posterior distribución en diferentes puntos de Europa.

El cártel había elegido España como plataforma de lanzamiento de su operativa en Europa y pretendían utilizarlo como puerta de entrada de estupefacientes, por lo que tras interceptar el contenedor los agentes estuvieron aguardando la llegada de los detenidos, que tenían la intención de establecer contactos de distribución, han señalado los investigadores.

La Operación Dark Waters se inició en mayo de 2009 por parte de la FBI de Boston (Massachussets) hasta que, en octubre de 2010, los agentes del FBI y de la Brigada Central de Crimen Organizado de la Policía Nacional acordaron las líneas estratégicas y se enviaron en una comisión rogatoria a la Fiscalía Antidroga y al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que instruye las diligencias.

Los agentes americanos averiguaron que los miembros del cártel habían planificado viajar a España, lo que hicieron en marzo de 2011, fecha en la que la policía española les detectó en Madrid, donde permanecieron con otros presuntos miembros del cártel unos cinco días, han revelado los responsables de la investigación. Desde entonces, los cuatro detenidos, que se encuentran desde este jueves en prisión provisional por orden del juez Eloy Velasco, no habían vuelto a viajar a España.

Cargamento en Algeciras

Su intención era la de iniciar importantes envíos de cocaína por vía marítima, oculta en contenedores con carga legal declarada, para lo que enviaron varios contenedores de prueba sin ningún tipo de estupefaciente hasta que remitieron su primer cargamento en un barco procedente de Brasil, que fue interceptado en Algeciras.

Ya que su implantación en Europa era "escasa", la policía se ha congratulado de haber frustrado su "primer intento serio" de introducirse en el continente, han destacado los agentes. Las investigaciones efectuadas permitieron identificar a un primer miembro, Palazuelos Soto, que se desplazó a Madrid para hacerse cargo del cargamento de la cocaína desde su remisión hasta su posterior distribución.

Días después llegaron a Madrid Gutiérrez Guzmán, conocido como "Manolo" y considerado el jefe del grupo que quiere establecerse en España, Zazueta Valenzuela, uno de sus principales colaboradores, y Celaya Valenzuela, representante legal de la organización.

Debido a las numerosas medidas de seguridad que adoptaban, los agentes establecieron un amplio operativo para detenerlos y así uno de los arrestados fue abordado cuando se dirigía a su hotel, en el Paseo de la Castellana, al tiempo que se detuvo a los otros tres en las inmediaciones de sus hoteles en el centro de Madrid.

Una detención que fue "muy limpia" y pilló a los cuatro presuntos narcotraficantes "por sorpresa", han resaltado los responsables policiales, que han añadido como anécdota que uno de ellos les solicitó que no perdieran un ticket de un gran almacén para que se le pudiera devolver el IVA cuando regresara a su país. En los registros realizados en las habitaciones donde se alojaban se han intervenido teléfonos móviles, 5.500 dólares, unos 3.000 euros, 4.000 pesos mexicanos y documentación que se está analizando.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento