Kawasaki KX 450 F 2013
Una novedades las vemos en el amortiguador trasero, ahora con el brazo de la suspensión por debajo del basculante para aumentar el recorrido. KAWASAKI

Kawasaki se enorgullece especialmente de este modelo de motocross. Según nos dicen, tal es el potencial de esta máquina que es capaz de convertir un piloto de nivel medio en todo un campeón.

Sea cierto o no este convencimiento, lo que sí está claro es que la KX 450 F llega con novedades interesantes para este 2013, aunque tampoco debemos olvidarnos de los pequeños cambios decorativos que la acercan más si cabe a sus homólogas de competición, tales como los detalles en azul y las nuevas tonalidades de algunas tapas del motor. Su precio de tarifa es de 7.999 euros.

Mejoras en el rendimiento general del motor

No debe ser fácil mejorar el rendimiento de un motor monocilíndrico de 449 cm3 como el de la KX 450 F, con unas prestaciones que ya estaban al límite de su cilindrada en los modelos anteriores. Para que así pueda ser, gran parte del trabajo se ha llevado a cabo en el pistón, que presenta un buen número de mejoras que se notan especialmente en el margen de par de muy bajo a medio.

Como grandes novedades cabe destacar la corona del pistón —es 0,2 milímetros más baja y tiene bordes curvos y no en forma de diente—, las nervaduras externas más reforzadas y, sobre todo, el uso de una base con caja de resistencias con forma de puente.

En todo caso, un pistón más ligero y potente que el anterior que también presenta cambios en su superficie, si bien la relación de compresión no ha sido incrementada. Por otro lado también se han reducido en 0,4 milímetros los perfiles de la leva de admisión y se ha trabajado en la ECU a partir de todos estos ajustes para mejorar el rendimiento general del motor, así como sus características de frenado al dejar el gas.

Ayudas electrónicas

Un software de ordenador permite grabar hasta seis horas seguidas de información sobre nuestro pilotaje La nueva ECU también presenta alguna novedad importante ya que cuenta con tres mapas de encendido en lugar de uno. Ahora el piloto podrá escoger entre las condiciones estándar, duras y suaves gracias a los tres conectores DFI suministrados de fácil montaje, pues no hace falta tener que desmontar ninguna pieza.

Es más, los ajustes de los tres mapas pueden reprogramarse con el kit de calibración opcional de inyección de combustible, un completo software de ordenador que viene con siete modos predefinidos con varias configuraciones y que permite grabar hasta seis horas seguidas de información sobre nuestro pilotaje.

Es igualmente destacable de este modelo el modo de control de salida. Mediante un botón en la piña izquierda que el piloto deberá mantener pulsado un par de segundos para que se active, la respuesta del motor se limita en primera y segunda velocidad para que la tracción no se pierda en este momento tan importante de la carrera. Cuando el piloto engrane la tercera velocidad el sistema se apaga automáticamente y la electrónica vuelve a su sito.

Sin muelles

Por primera vez en la producción en serie de una moto de motocross, se usa una horquilla con muelle neumático (PSF) de KYB, que sustituye los muelles principales de cada tubo por aire a presión.

Las empuñaduras, más largas, permiten al piloto sujetarse más cerca de la línea central del manillar Esta solución permite reducir peso, facilitar y ampliar todos los ajustes y complementar la tan elogiada estabilidad de este modelo a altas velocidades, además de aligerar la maniobrabilidad y mejorar la ergonomía.

Al no haber muelles, el ahorro en peso es de 750 gramos, y basta con el adaptador especial suministrado con la motocicleta y una mancha para ruedas de bicicleta (a poder ser con manómetro) para cambiar la presión del aire. Con este sistema se mejora la capacidad de compresión, se reduce la fricción y la extensión es más rápida.

Otras novedades las vemos en el amortiguador trasero, ahora con el brazo de la suspensión por debajo del basculante para aumentar el recorrido, y en las empuñaduras, que al ser más largas permiten al piloto sujetarse más cerca de la línea central del manillar. El material empleado es también más flexible y confortable.