Ancianas interior
En el 2050 un 35,6% de la población será mayor de 65 años. Archivo
La proporción de personas de más de 80 años en España estará también entre las más altas, con un 12,8% , sólo superada por Italia, con un 14,1, y Alemania, con un 13,6.

Según explicó en rueda de prensa el responsable de la unidad de Demografía de Eurostat, Michail Skaliotis, el incremento de la población que se registra en la actualidad en los países del sur de Europa, como España, no será suficiente para compensar el descenso que se producirá a continuación.

Los cálculos de Eurostat indican que la población española pasará de los 42,3 millones que había en 2004 a 45,2 en 2015 y 45,5 en 2025, para comenzar a reducirse a partir de 2022, hasta situarse en 42,8 millones en 2050, con un crecimiento de sólo el 1,2% (489.000 personas) en ese periodo de 46 años.

En el 2050 habrá nueve personas inactivas por cada 10 en edad de trabajar
Estas cifras muestran que en 2050 la tasa de dependencia total en España -porcentaje de ciudadanos de entre 0 y 14 años y de más de 65 sobre la población total- será del 89,2% . Esto supone que habrá nueve personas inactivas por cada 10 en edad de trabajar (de 15 a 65 años), dato que sitúa a España a la cabeza de la tasa de dependencia y, por tanto, en una difícil situación en cuanto al sistema de pensiones, resaltó Skaliotis.

La población en edad de trabajar en España pasará del 68,6% en 2004 al 65,2 en 2025 y al 52,9 en 2050. Por edades, los más jóvenes -hasta 14 años- se reducirán gradualmente del 14,5 (2004) al 12,8 (2025) y 11,5 por ciento (2050), mientras los jubilados subirán del 16,9 al 22 por ciento, para llegar al 35,6 al final del periodo estudiado.

Envejecimiento de la población europea

El responsable de Eurostat alertó de la elevada tasa de dependencia en general en la UE de 25 miembros, con especial incidencia en los países del sur de Europa, ya que, tras España, están Italia, con el 86,9%; Portugal, 81,9, y Grecia, 81,1.

No obstante, se trata de un problema generalizado en los 25 Estados miembros de la UE, ya que la media de esa tasa de dependencia se situará en 2050 en el 76,5 %, lo que supone que habrá tres inactivos por cada cuatro personas en edad de trabajar.

Este problema estará causado por el descenso general de la población, que no se verá compensado por la llegada de inmigrantes, y, por tanto, por el envejecimiento de los ciudadanos europeos.

La media de personas de más de 65 años en la UE será del 29,9%
La media de personas de más de 65 años en la UE alcanzará el 29,9% en 2050, casi el doble del 16,4% que hay en la actualidad, mientras que los menores, de entre 0 y 14 años, se reducirán del 16,4 por ciento al 13,4.

Este envejecimiento conllevará un descenso en las personas en edad de trabajar, que pasarán del actual 67,2 al 56,7% , lo que, en términos absolutos, será una reducción de 52 millones de personas (de 306,8 a 254,9 millones).

Por países, tras España, la población en edad de trabajar será menor en Italia, con un 53,5 por ciento sobre el total; Portugal, un 55, y Grecia un 55,2, mientras que los países con más ciudadanos activos serán Luxemburgo, con un 61,3 por ciento; Malta, un 60,8, y Holanda, 60,7. Las poblaciones más jóvenes serán las de Luxemburgo, con un 16,6 de menores de 14 años; Suecia, 16,3, Francia y Holanda, 15,8.

En términos absolutos, la población de la UE disminuirá en 6,9 millones de ciudadanos entre 2004 y 2050, a pesar de que para 2025 se habrá producido un incremento de 13,2 millones respecto a los valores actuales gracias a los saldos migratorios.

Sin embargo, la inmigración no impedirá la caída de la población a partir de 2025, con lo que la disminución será del 1,5% para 2050, resalta Eurostat.

La mayoría de los países de la UE verán disminuir su población en las próximas décadas, especialmente en los nuevos Estados miembros, como Letonia, donde caerá un 19,2%; Estonia (-16,6%); Lituania (-16,4%) y República Checa (-12,9%), mientras los aumentos más importantes serán en Luxemburgo (42,3%), Irlanda (36%) y Chipre (33,5%).

En términos absolutos, las disminuciones más importantes de población se darán en Alemania, que perderá 7,9 millones de habitantes e Italia, con 5,2 millones, y las mayores subidas serán en Francia, con 5,8 millones y Reino Unido, 4,7 millones.