La guerra en Iraq ha producido una nueva generación de radicalismo islámico y ha aumentado la amenaza del terrorismo, según reconoce un informe de Inteligencia del Gobierno estadounidense que recogió el diario 'New York Times' y 'Washington Post'.

Según los periódicos, el informe reservado fue elaborado por el Consejo Nacional de Inteligencia, un centro de estudios en el que participan 16 agencias de espionaje de la Administración norteamericana.

El artículo del 'New York Times'' sostiene que el informe argumenta que el radicalismo islámico se ha multiplicado alrededor del mundo, y cita el conflicto en Irak como la principal razón de esta tendencia.

El informe agrega que la red terrorista Al Qaeda se ha expandido a través de nuevas células inspiradas por sentimientos islámicos radicales, pero sin conexión directa con Bin Laden. Esto ha hecho que Al Qaeda se transforme en una franquicia global de células semiautónomas, apostilla.

Este informe de Inteligencia es la primera evaluación de la amenaza "terrorista" desde la guerra en Irak, y las conclusiones alcanzadas contrastan con la posición de la Administración de George W. Bush, que insiste que ir a la guerra fue lo correcto.