Julián Castro: ¿el nuevo Obama?

  • El principal discurso de la próxima Convención Nacional Demócrata correrá a cargo de Julián Castro, de 37 años.
  • Castro, de madre mexicana, es alcalde de San Antonio (Texas).
  • El camino hacia la Casa Blanca (y la reelección de Obama) pasa por el voto hispano.
  • Obama ofreció el mismo discurso en 2004.
  • Facebook de Julián Castro | Web oficial.
El alcalde de San Antonio (Texas), Julián Castro.
El alcalde de San Antonio (Texas), Julián Castro.
FACEBOOK DE J. CASTRO

Los demócratas han confiado el puesto estelar de la apertura de su convención el próximo mes en Carolina del Norte (EE UU) al alcalde de San Antonio (Texas), Julián Castro, de madre mexicana, lo que demuestra, según los expertos, que el camino hacia la Casa Blanca pasa por el voto hispano.

El Comité que organiza la Convención Nacional Demócrata anunció esta semana que Castro pronunciará el principal discurso la noche del 4 de septiembre, al arrancar el encuentro en el que el presidente Barack Obama aceptará dos días después la candidatura para la reelección en noviembre.

Será la primera vez en la historia del Partido Demócrata que un dirigente latino ofrezca un discurso en horas de máxima audiencia en una convención nacional.

Castro, que con apenas 37 años es el alcalde más joven de la séptima ciudad más grande del país, ocupará el mismo puesto en la escena nacional que en 2004 tuvo Obama, entonces un líder recién llegado al Senado.

La selección de Castro, según expertos, da fe de la creciente influencia de los hispanos, que constituyen la minoría mayoritaria en EE UU y que han aumentado progresivamente su presencia y cuota de poder en todos los niveles del Gobierno.

Es una apuesta en la que ambas partes ganan: los demócratas, porque cimentan su ya favorable posición entre el electorado hispano, y Castro porque podría optar a cargos más altos en Texas o el Gobierno federal.

"Obama ya tiene cerca del 70 % del voto hispano, y gestos simbólicos como éste sólo le ayudarían a reforzar su conexión" con este bloque electoral, dijo esta semana el analista político Larry Sabato, director del Centro para Política de la Universidad de Virginia.

"A cambio, Castro conseguiría una enorme publicidad a escala nacional y un gran empujón en su carrera política", agregó Sabato.

Matt Bennett, cofundador del grupo centrista Third Way, declaró que no habría mejor opción porque Castro es "joven y lleno de energía", y ese es "exactamente el tipo de mensaje que el partido quiere enviar" a sus bases.

Esa misma impresión ha recibido John Podesta, fundador del progresista Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés), al referirse al alcalde como "un líder inteligente, eficaz e innovador".

Según Podesta, la elección de Castro debe poner sobre aviso a los conservadores que "están haciendo lo posible para suprimir" el voto de las minorías.

Castro, una estrella ascendente

Castro, que está en su segundo mandato tras conseguir el 82,9 % de los votos en 2011, podrá sumar la convención demócrata a su larga lista de logros, que demuestran que, al igual que Obama en 2004, es una estrella ascendente del Partido Demócrata.

Nacido en San Antonio y educado en las prestigiosas universidades de Stanford y la Facultad de Leyes de Harvard, Julián Castro parece encarnar el llamado "sueño americano".

Telégenico y de hablar pausado, comparte con Obama ciertas experiencias de vida: ambos fueron criados por una madre soltera, y los dos suelen destacar en foros públicos que, pese a los retos actuales, Estados Unidos sigue siendo el país que premia el trabajo arduo con oportunidades para el éxito y la superación personal.

También tienen, claro está, afinidades políticas ya que como alcalde Castro ha abogado por medidas que impulsen una nueva economía de "energías limpias", defendido un mayor acceso a la enseñanza superior como vía para la capacitación de la fuerza laboral del futuro.

Por ejemplo, Castro estableció el llamado Café College, un centro de consejería y capacitación académica en el corazón de San Antonio que busca preparar a los estudiantes para una carrera universitaria.

Se calcula que 12,2 millones de hispanos acudirán a las urnas el próximo 6 de noviembre, y tanto Obama como su probable rival republicano, Mitt Romney, cortejan activamente su voto.

En 2008, Obama logró el 67 % del voto hispano, frente al 31 % que recibió el candidato republicano, John McCain. Aun con el desencanto por la falta de una reforma migratoria, los hispanos siguen decantándose más por Obama, según los sondeos. El 67 % de los electores hispanos votaría por Obama y el 23 % optaría por Romney, según una encuesta difundida el 25 julio y realizada para las cadenas Telemundo y NBC News, y el diario The Wall Street Journal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento