El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el primer ministro italiano, Mario Monti, comparecieron este jueves en rueda de prensa tras un almuerzo de trabajo en el que analizaron la evolución de la situación económica en la eurozona. 

Durante la misma, ambos presidentes han insistido en la necesidad de que los acuerdos económicos adoptados en el último Consejo Europeo se pongan en marcha cuanto antes, pero eludieron posicionarse sobre una posible petición de ayuda al Fondo de Rescate. "Esperamos que las medidas se concreten lo antes posible, porque eso será bueno para todos", aseguró Mariano Rajoy. "Es muy importante acelerar las distintas iniciativas de crecimiento", subrayaba su homólogo, Mario Monti.

El primer ministro italiano y el presidente español recalcaron el buen estado de las relaciones entre ambos países y anunciaron una cumbre bilateral hispano italiana para el 29 de octubre.

La solución está en hacer rápidamente y bien nuestros deberesRajoy aseguró que ambos estaban convencidos de que el camino para salir de la crisis "es ajustar las cuentas públicas y acometer reformas para crear empleo y crecimiento sostenido y sostenible".  "Somos conscientes de que estamos pidiendo grandes esfuerzos a los ciudadanos", añadió Rajoy.

Monti no perdió la ocasión de alabar la labor del presidente español, afirmando que "han bastado pocos meses para que todos en las reuniones del consejo europeo nos diéramos cuenta del respeto que todos le tienen". 

"España, como Italia está pasando por dificultades, pero tengo afecto por los esfuerzos que hace el Gobierno por salir de esta situación", explicó Monti, que destacó "la reforma laboral y la intervención de finales de junio". "Son medidas valientes", valoró.

El primer ministro italiano aventuró que "las reformas y un proceso de reestructuración de los bancos que lo necesiten van a contribuir a disminuir el índice de desempleo". La vigilancia y ayuda al sistema financiero es algo "fundamental para romper el círculo vicioso que se ha creado entre los bancos y las finanzas públicas", dijo Monti, que recalcó que espera que se llegue pronto "a un acuerdo para la vigilancia de las entidades bancarias a nivel europeo".

"La solución solamente puede venir si todos nosotros hacemos rápidamente y bien nuestros deberes en nuestra propia casa y en el ámbito de las políticas comunitarias", terminó Monti.

La cuestión del rescate

En la ronda de preguntas ambos líderes destacaron como positivas las últimas declaraciones del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pero ninguno de los dos aclaró si España e Italia recurrirán al Fondo Europeo de Estabilidad en busca de ayuda. Mario Monti aseguró que en su almuerzo no trataron el tema.

Rajoy eludió aclarar si España valora pedir ayuda al Fondo de Rescate para que el BCE active la compra de bonos, y se limitó a asegurar que hay "aspectos muy positivos" en el "reconfortante" discurso de este jueves del presidente del Banco Central Europeo. El presidente español destacó como positivo el hecho de que Draghi recordara que no hay marcha atrás en el euro y que el BCE podría actuar en operaciones financieras públicas.

"En Italia no habrá rescate como salvación de un estado, pero acciones de acompañamiento para evitar primas de riesgo excesivas sí podría haber, aunque no sean necesarias en este momento", aseguró el primer ministro italiano.

Mario Draghi, dijo este jueves que el "euro es irreversible" y anunció "medidas extraordinarias" para afrontar las tensiones en los mercados financieros. Sin embargo, el mandatario no especificó cuales serían esas medidas ya que explicó que el BCE diseñará en las próximas semanas "la modalidad de esas medias no convencionales".

Cumbre bilateral en octubre

Rajoy y Monti han acordado además la celebración de una cumbre entre ambos países el próximo 29 de octubre en Madrid que sirva para consolidar una relación que ambos han calificado de "excelente". Rajoy y Monti han anunciado esta cita en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa después de mantener un almuerzo de trabajo, que se ha centrado en el análisis de la situación económica de la UE y de las dificultades de financiación que atraviesan España e Italia.

La cumbre del 29 de octubre será la XVII edición, después de que la última tuviera lugar el 10 de septiembre de 2009 en la isla de Cerdeña, cuando José Luis Rodríguez Zapatero y Silvio Berlusconi estaban al frente de ambos gobiernos. Rajoy ha afirmado que este encuentro "escenificará la importancia de primer orden" que su Gobierno da a la relación con Italia, al que ha calificado de país "amigo" y "socio estratégico".

España e Italia, ha añadido, comparten "una historia común, un presente unido" y un futuro que ambas naciones desean "construir juntos".