El líder de la organización terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, habría fallecido como consecuencia de un tifus, según publicó el sábado el diario L'Est Republicain , que atribuye la información a los servicios secretos saudíes.

Una fuente "fiable"

El rotativo francés indicó el sábado en su edición digital que la citada información, procedente de una "fuente habitualmente fiable" para los servicios secretos saudíes, fue transmitida este jueves a los más altos cargos de la República francesa por el servicio de inteligencia exterior galo, algo que las autoridades galas han negado.

Según el diario, los servicios secretos saudíes buscan su tumba

El periódico indica que Bin Laden, a quien se atribuye entre otros los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, se encontraba en Pakistán el pasado 23 de agosto cuando un tifus le causó la parálisis parcial de sus miembros inferiores, enfermedad que no se pudo tratar dado su aislamiento geográfico.

Siempre según la versión del diario francés, los servicios secretos saudíes tratan de conocer desde el pasado 4 de septiembre el lugar exacto donde habría sido enterrado Bin Laden, el hombre más buscado del mundo, para poder anunciar la noticia de su muerte.

Chirac no lo confirma

Por su parte, el presidente francés, Jacques Chirac, afirmó: "esta información no está confirmada y no tengo ningún comentario que hacer".

Ha pedido una investigación

Chirac dijo estar "sorprendido" de que "una nota confidencial" del espionaje francés se haya filtrado, y señaló que ha pedido una investigación al respecto, al término de su reunión con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y con la canciller alemana, Angela Merkel, en Compiegne, al norte de París.

Chirac dijo estar "sorprendido" de que "una nota confidencial" del espionaje francés se haya filtrado, y señaló que ha pedido una investigación al respecto, al término de su reunión con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y con la canciller alemana, Angela Merkel, en Compiegne, al norte de París.

Putin, aunque admitió también que "no tenemos información" sobre la muerte de líder de Al Qaeda, comentó que "cuando hay filtraciones, uno se dice que tal vez se ha hecho aposta".

De igual forma, el Gobierno de Estados Unidos afirmó que tampoco puede confirmar estas informaciones.

Entre Paquistán y Afganistán

La inteligencia estadounidense sospecha desde hace tiempo que Bin Laden se esconde en alguna parte en la frontera entre Paquistán y Afganistán .

Por eso resulta sorprendente que la noticia de su muerte se revele tan sólo un día después de que el presidente de estadounidense, George W. Bush, y su homólogo paquistaní, Pervez Musharraf, limaran asperezas tras unas declaraciones de éste último en la televisión americana asegurando que recibió amenazas de EEUU poco después del 11-S.