'Deimos 1' demuestra que invertir en I+D+i es una apuesta de éxito para el futuro, según el director de Elecnor Deimos

El director general de Elecnor Deimos, Miguel Belló, responsable del área tecnológica de Elecnor y del desarrollo de satélites como el 'Deimos-1' o el futuro 'Deimos-2', cree que este tipo de 'máquinas espaciales' ejemplifican cómo el hecho de realizar una inversión en I+D+i supone una apuesta de éxito para el futuro, coincidiendo con el tercer aniversario de la puesta en marcha de este primer satélite.
Miguel Belló
Miguel Belló
ELECNOR

El director general de Elecnor Deimos, Miguel Belló, responsable del área tecnológica de Elecnor y del desarrollo de satélites como el 'Deimos-1' o el futuro 'Deimos-2', cree que este tipo de 'máquinas espaciales' ejemplifican cómo el hecho de realizar una inversión en I+D+i supone una apuesta de éxito para el futuro, coincidiendo con el tercer aniversario de la puesta en marcha de este primer satélite.

En una entrevista concedida a Europa Press con motivo del tercer aniversario del lanzamiento del satélite, Belló ha insistido en que 'Deimos-1' es un "buen ejemplo" de inversión en Ciencia en España, ya que con los años esa inversión se está viendo reflejada en una exportación de valor añadido, que a su vez genera una contratación de personal que es cada vez mayor.

"Es un gran ejemplo de que con inversión en I+D+i se mejora en competetitividad y además puede obtenerse rédito al crearse un negocio en sí mismo", agrega el experto.

En este sentido, Belló subraya que España goza de un nivel científico "excelente", si bien mantiene un "déficit arcaico" en el papel de la universidad en la Ciencia. Así, ha puesto como ejemplo que en Estados Unidos y Japón, que representan la 'escala del conocimiento y del progreso', de cada cinco investigadores uno está en la universidad mientras que los otros cuatro permanecen en las empresas; mientras que en España es al revés.

"En España la universidad no está tan implicada con la empresa. A mi juicio, cada línea de investigación debe tener un objetivo final que esté ligado a la empresa y a la industria. No obstante, he de reconocer que se ha mejorado muchísimo y ahora hay mucha más colaboración", ha agregado.

En esta línea, ha insistido en que las ayudas a la innovación en España deben ser "fundamentales" y evitar en la medida de lo posible 'tijeretazos' como el recorte del 25 por ciento que han sufrido estas partidas en los últimos cuatro Presupuestos Generales del Estado, así como el recorte de 600 millones de euros, recogido en el decreto del pasado 30 de diciembre de 2011.

De hecho, ha puesto de manifiesto que sin el apoyo institucional es "imposible" en muchas ocasiones poner en marcha determinados proyectos que, en su opinión, son "imprescindibles" para el futuro. Por todo ello, ejemplifica que, por ejemplo, en el caso de 'Deimos-1' se contrataron a un total de 40 ingenieros y con 'Deimos-2' se estima una contratación de cerca de un centenar de personas "que no se irán a Alemania a trabajar".

El papel del 'DEIMOS-1'

En este contexto, Belló destaca el papel que ha realizado el satélite 'Deimos-1', el primero totalmente español y que este domingo ha cumplido su tercer cumpleaños después de dar 15.900 vueltas a la Tierra y captar más 13.700 imágenes, algunas de ellas de los recientes incendios de La Junquera (Gerona) o del tsunami de Japón en 2011, por ejemplo.

"Este satélite ha supuesto el ser capaces de poner en órbita un sistema de alta resolución y operarlo con fines comerciales, algo que no estaba completamente demostrado, además de contar con equipos humanos para operar con gran productividad y capaces de reaccionar", señala el experto.

De esta forma, pone de relevancia que una de las aplicaciones de este satélite se caracteriza por "monitorizar la crisis" y así lo hizo por ejemplo desde el primer momento en el que empezó la erupción volcánica de la isla canaria de El Hierro, las inundaciones registradas en Misisipi (Estados Unidos), los incendios en Arizona (también Estados Unidos) o las inundaciones en Australia.

"Estamos activos en los cinco continentes y somos capaces de aportar datos de primer nivel para evaluar, peritar y poder facilitar la indemnización a las víctimas y afectados", ha resaltado.

Bellón ha destacado igualmente que el satélite tiene una vertiente centrada en la agricultura de precisión, saber en cada hectárea qué cultivos tienen daños, causados por ejemplo por inundaciones e incendios, o conocer cuál es el estado del cultivo, recomendar el abono o el riego, entre otros aspectos. "El ahorro en fertilizantes es importante y no se pierde cosecha. Además, se mejora productividad del campo", apostilla.

En materia de cambio climático, Belló señala que, a través de 'Deimos-1', se puede ver la cobertura del hielo o de la nieve, por ejemplo, el hecho de si un iceberg se desprende poder seguirlo. "El satélite nos ha ayudado a hacer a España y al satélite como una referencia de este tipo de estudios", ha puntualizado.

En el caso concreto de la basura espacial, ha indicado que el satélite controla una base de datos de 16.000 escombros espaciales que pueden afectar a la máquina y que, en este periodo de tres años, ya se han dado tres maniobras para evitar choques. Es más, ha apuntado que, como tecnología del futuro, la máquina ha sido diseñada para que cuando su vida operacional finalice, se queme y no afecte a la salud de las personas, ni a la Tierra, ni a cualquier otro objeto que orbite alrededor de la misma.

Sobre cómo la crisis ha afectado al desarrollo e implementación de las aplicaciones del satélite en España, el director general de Elecnor Deimos avisa de que se esperaba que el país comprase hasta en un 50 por ciento sus operaciones, pero dada la coyuntura, sólo utiliza el 10 por ciento de sus actividades, mientras que el 90 por ciento restante corresponde a operaciones en el resto del mundo.

"Es una pena que el campo español no emplee esta tecnología que, a la larga, podría ahorrarle mucho dinero. No es un gasto superfluo porque aumenta su productividad a la larga", ha defendido.

El futuro 'DEIMOS-2'

El sucesor de 'Deimos-1' será 'Deimos-2', un satélite que se presentará a finales de este año, aunque será lanzado a finales de 2013, para ser controlado desde un centro de integración de satélites en Puertollano (Ciudad Real).

Según Belló, ambos satélites complementarán su actividad porque en 'el dos' cada píxel en la imagen recogerá 75 centímetros de la Tierra, por lo que su resolución será mayor y unas 500 veces más que la del 'número uno'.

Eso sí, colaborarán ambos porque el satélite sucesor no podrá cubrir grandes zonas al tener una resolución tan alta. "Es imposible bajar tal volumen de datos y este nuevo satélite nos permitirá hacer cosas que no podemos con el 'Deimos-1' como cartografía o urbanismo, por ejemplo", ha resaltado, con aplicaciones "importantes" para las ciudades.

Finalmente, ha adelantado que ya existen acuerdos con Corea, por ejemplo, para el futuro uso del satélite, a diferencia de España, donde dice que es muy difícil contraer un contrato al suponer esta tecnología un gasto adicional a lo establecido o presupuestado pero que, a la larga, supondría una importante y provechosa inversión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento