Ródenas asegura que "los usuarios" del trasvase ven "satisfecha su demanda con caudales similares a años anteriores"

Los 4 metros cúbicos por segundo que aporta el baipás es "el caudal suficiente para atender" las necesidades de los usuarios afectados
Comisario de Aguas, González (izq); presidente CHS, Ródenas y director, Belchí
Comisario de Aguas, González (izq); presidente CHS, Ródenas y director, Belchí
EUROPA PRESS

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), Miguel Ángel Ródenas, ha afirmado este lunes que "a día de hoy, todos los usuarios del trasvase Tajo-Segura pueden ver satisfecha su demanda con unos caudales similares a los de años anteriores".

El canal de la margen izquierda es el afectado por el colapso del túnel. Sus usuarios se pueden abastecer del caudal que aporta el baipás de Ulea al canal, que alcanza los 4 metros cúbicos por segundo (m3/s), lo que es "el caudal suficiente para atender sus necesidades".

"El resto de la margen izquierda se abastece del embalse de la Pedrera que en este momento tiene 103 millones de m3", que "es una reserva importantísima". La CHS calcula que puede abastecer a los usuarios durante "varios meses, hasta finales de año".

En referencia a los 4 metros cúbicos por segundo que lleva en estos momentos el canal, Ródenas ha hecho hincapié en que "en los meses de agosto de los cinco últimos años, la media de consumo estuvo sobre los 3,5 metros cúbicos por segundo". Si a esta cifra se le descuentan los peajes, el caudal alcanzó los 2,7 metros cúbicos por segundo en años anteriores.

Ródenas destaca que de este modo quedan atendidas todas las comunidades de la zona intermedia. "23 comunidades de regantes, más las que se abastecen de la Pedrera". Además, "incluso ha permitido empezar a llenar y recuperar el embalse de Crevillente".

Mientras tanto, la CHS trabaja para poner en marcha la reparación del citado túnel. El director técnico, Rafael Belchí, ha apuntado que antes de empezar con el grueso de la obra hay que tomar una serie de "medidas iniciales". Se trata de que un grupo de geólogos les redacte un "informe definitivo", donde se apuntarán los "tiempos de restitución" en función del diagnóstico de la situación del túnel.

La CHS calcula que la obra finalizará en un plazo máximo de seis meses. No obstante, "si viéramos que el trabajo se demora tomaríamos todas las medidas que hagan falta para que no se pierda el regadío", como apostilla el presidente del organismo de cuenca.

Ródenas ha hecho hincapié también en que "la avería pone de manifiesto que el acueducto Tajo-Segura es una obra de interés general del Estado".

Medidas extraordinarias,

Pozos de sequía y toma del río segura

Por su parte, el comisario de Aguas, José Carlos González, ha señalado que "desde el primer momento en que se produjo el corte del suministro a través del canal principal de la margen izquierda", mantuvieron "reuniones con las comunidades de regantes afectadas para estudiar vías alternativas de suministro que pudieran satisfacer las demandas más urgentes mientras se ejecutaba tanto el baipás, como la solución definitiva".

González ha explicado las medidas que se han puesto en marcha para paliar los efectos del colapso del túnel. "Ha consistido básicamente, o bien en poner en explotación pozos de sequía", o también permitir a algunas de las comunidades "cambiar su punto de toma y, en lugar de tomar desde el propio canal, hacerlo desde tomas directas en el río Segura o en los azarbes del río".

El Comisario de Aguas ha destacado que para que esto fuera posible han tenido que "circular caudales adicionales desde el Azud de Ojós" por el Segura. Se ha desembalsado "hacia la Vega Media y la Vega Baja, un 28 por ciento más que el año pasado y un 44 por ciento más que hace dos años".

Además, José Carlos González ha recordado que se está ultimando un Real Decreto de medidas urgentes para "poder atender todas las necesidades que se produzcan hasta que se restablezca el servicio por el túnel".

Cronología de las actuaciones y plazos acortados

El presidente de la CHS ha destacado que esta avería es "el mayor desastre que ha habido en la cuenca del Segura en los últimos años y que es un accidente imprevisible. Era una obra que llevaba 40 años construida y que por un fallo geotécnico se ha producido un colapso parcial que ha interrumpido el flujo de agua".

Miguel Ángel Ródenas ha recordado que los desprendimientos en el túnel tuvieron lugar el 19 de junio. Tras el suceso, "se tomaron con carácter inmediato unas medidas, sobre todo por parte de la Comisaría de Aguas, para hacer suministros alternativos a través de la Red Hidráulica de la Cuenca del Segura y a través de la Red Fluvial del río Segura".

El 10 de julio vino el director general del Agua, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Juan Urbano, "y expuso las grandes líneas de actuación para resolver la crisis, por un lado, la construcción inmediata de un baipás de emergencias, por supuesto la reparación del túnel, y en tercer lugar, un Real Decreto de medidas complementarias".

Tres días después, estas obras se declararon "de emergencia" y desde este momento, "los técnicos de la Confederación se ponen a trabajar mañana, tarde y noche, sábados y domingos", a lo que ha añadido Miguel Ángel Ródenas que "aquí no ha habido descanso".

El presidente de la CHS ha destacado que ese ritmo de trabajo "ha permitido que nueve días después, el 22 de julio, ya se pone en servicio la primera tubería del baipás". Cinco días más tarde, "el 27 de julio se pone la segunda tubería". De este modo, el presidente de la CHS recuerda que "se han acortado los plazos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento