El obispo de Meaux, una localidad francesa, será parte civil en el juicio, aunque no participará en la acusación, informó el corresponsal de Cadena Ser en París.

Se trata de la primera ocasión en la cual un obispo, de acuerdo con la jerarquía, va a personarse como parte civil en el juicio que se abrirá a primeros de octubre contra un cura perteneciente a su Obispado que es acusado de haber violado un menor a finales de los años 90.

El cura habría violado al niño durante un campamento de verano

El cura habría cometido el delito durante un campamento de verano.

Pese a ser parte civil en el proceso, el obispo no asistirá a la vista oral.

Según el corresponsal, José María Patiño, la institución querría eludir así cualquier responsabilidad en la comisión del delito por parte de uno de sus integrantes, pues hace unos cinco años el obispo de la localidad de Bayeux, en el norte de Francia, fue condenado a tres meses de prisión sin cumplimiento de la pena por no haber denunciado los abusos sexuales de uno de sus curas.