Las palabras de Draghi provocan un vuelco en los mercados tras una semana convulsa

  • Las declaraciones del presidente del BCE han invertido la tendencia de los mercados, tras una decena de jornadas especialmente inciertas.
  • Los mercados interpretaron el anuncio como el preámbulo de un mecanismo de ayuda con el que aliviar la presión sobre la deuda italiana y española.
  • El resultado fue un desplome de la prima de riesgo, que ha cerrado la semana con una caída de más de 100 puntos básicos.
  • La subida global de la Bolsa española esta semana ha sido del 5,94%.
La Bolsa de Madrid.
La Bolsa de Madrid.
J.J. Guillén / EFE

Una veintena de palabras han sido suficientes para aplacar el vendaval que ha asolado estos días a los mercados de la deuda, y para impulsar el cierre en verde de la Bolsa española.

Las declaraciones de este jueves del presidente de la máxima entidad monetaria europea, anunciando que hará "lo que haga falta" para la supervivencia del euro, han invertido la tendencia de los mercados. Y han enfriando la temperatura de las primas de riesgo que, en el caso de la española, bajó este jueves al nivel de los 610 puntos básicos, tras alcanzar en la víspera un máximo intradía de 649 puntos, su nivel más alto desde la creación del euro.

Y todo gracias a un gesto, a una frase compuesta por términos abstractos, pero con consencuencias tangibles: "En este mandato, el Banco Central Europeo está preparado para hacer lo que haga falta para preservar el euro y, creanme, será suficiente", aseguró Mario Draghi este jueves en Londres.

La euforia desatada en los mercados fue inmediata, ya que los inversores interpretaron el anuncio del Banco Central como el preámbulo de un mecanismo de ayuda inminente con el que aliviar la presión sobre la deuda italiana y, sobre todo, la española.

El resultado se tradujo en un desplome de la prima de riesgo -que mide el sobrecoste que exigen los inversores por comprar deuda española en lugar de alemana- que ha culminado este viernes con una reducción de más de 100 puntos básicos desde el cierre del martes, cuando terminó la sesión en el punto más alto desde la llegada del euro: 638 puntos.

A las declaraciones de Draghi, se ha sumado el comunicado emitido este viernes de forma conjunta por los gobiernos de Francia y Alemania que, en la misma línea de determinación, han dicho estar "decididos a hacer todo" lo necesario para "proteger la eurozona".

Tras una conversación telefónica, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, han dado así su espaldarazo al Gobierno español, que ha insistido estos días en la necesidad de aplicar de rápidamente las decisiones tomadas en el Consejo Europeo del 28 y 29 de junio.

Precisamente, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, tras reunirse con el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y con el francés, Pierre Moscovici, salió en defensa de la economía española e instó a las autoridades europeas a materializar el programa de ayuda a la banca. 

Una petición que parece estar más cerca, tras las declaraciones de los líderes europeos que han contribuido a cerrar en verde. Este viernes, el Ibex-35 ha mantenido la tendencia alcista hasta cerrarse en un 3,91% y alcanzar 6.618 puntos.

El avance global de la semana ha sido del 5,94%, a pesar de que el martes llegó a perder los 6.000 puntos por primera vez desde 2003.

El broche a la semana ha llegado también de la mano del mercado de deuda, porque la rentabilidad del bono a diez años ha caído este viernes hasta el 6,74%, mientras la prima de riesgo ha bajado hasta 535 puntos básicos. Datos concretos que responden a términos imprecisos, aunque determinantes, y que abren la puerta a un posible respiro en las próximas jornadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento