Son hermanos, son españoles y ambos trabajan como animadores en Pixar, el olimpo del cine de animación por ordenador. Ramiro López Dau, fan empedernido de Bola de Dragón, empezó estudiando informática, luego se interesó por la animación de videojuegos y terminó estudiando cine. Ramiro ha trabajado con el personaje principal de la película de Brave (Indomable), la última película de Disney y Pixar, donde ha creado los gestos y expresiones de la aguerrida Merida, tomando por modelo a su propia hermana, Carolina López Dau. Al igual que su hermano, Carolina también es fan de los dibujos japoneses, aunque ella prefería las películas de Hayao Miyazaki. Comenzó a estudiar Bellas Artes y luego se especializó en animación. En la película de Brave, que se estrenará el 10 de agosto, ha trabajado en el departamento de Crowds, animando las multitudes y el gentío, que en esta película tienen mucha relevancia y son novedad respecto a otras películas de animación.

Debe ser muy raro trabajar en Estados Unidos y venir a tu tierra, a España, para presentar vuestro trabajo...
Ramiro: Para mí resulta un poco raro venir aquí y presentarla donde está mi familia y mis amigos, pero también es un placer y un honor. He podido trabajar en Pixar con gente que siempre he admirado.
Carolina: Es un privilegio. Estoy fascinada, te dan ganas de enseñarle a todo el mundo este proyecto, que hemos hecho con tanto cariño, y decirles: "Mirad lo que hemos hecho".

El pelo de Merida roba el protagonismo en toda la película. ¿Qué llegó antes, el pelo o el personaje?
Hacer que el espectador conecte con las emociones del personaje es lo más difícil"C: Cuando un proyecto comienza hay una parte de desarrollo artístico. Se hacen un montón de dibujos del personaje y el director elige cuál es el que más le gusta, o si la quiere más alta, o más baja... Se decidió que fuera pelirroja y a partir de ahí se desarrolló una tecnología muy avanzada, que hasta entonces no existía en Pixar, para conseguir esa melena salvaje como es ella. Es como una pintura.
R: Siempre se intentó que el pelo representara la personalidad de Merida, esos mechones rebeldes, enmarañados, no son algo aleatorio, sino premeditado. Todas las decisiones artísticas están encaminadas a resaltar su personalidad.

¿Cómo ha sido el trabajo de dar personalidad a Merida?
R: Para mí fue el reto más grande. Es un personaje humano, con una personalidad muy fuerte, tiene mucha energía en todos los movimientos y al mismo tiempo tienes que mantener la sutilidad de las emociones del ser humano. Esa mezcla entre energía y sutileza, hacer que el espectador conecte con las emociones del personaje, es lo más difícil.

¿Puedes aportar cosas de cosecha propia o se trabaja siempre dirigido por alquien?
Es el peligro de trabajar ahí, que un día haces algo gracioso y puedes acabar en una película" R: El director te explica que es lo que el personaje tiene que hacer en un momento determinado de la película, y con esa información del director, piensas, ideas, te grabas a ti mismo para tomar referencias y con todo eso intentas aplicarlo al personaje para que esté vivo. En el caso de Merida al principio usamos como referencia a la actriz que le pone la voz en la versión original, Kelly McDonald, pero después usé mucho a mi hermana como referencia. La puse a hacer movimientos con la falda, quería ver cómo posa una chica, cómo se mueve, qué gestos hace... Es el peligro de trabajar ahí, que un día haces algo gracioso y puedes acabar en una película.

¿Y eso de animar multitudes, en qué consiste?
C: Animábamos la gente que hay detrás de los personajes principales. Consiste en dar vida en cada uno de los personajes, los integras con lo que está ocurriendo. Por ejemplo, si Merida rompe el vestido, todos reaccionan con sorpresa. Era un desafío muy grande porque Brave es la película de Pixar con mayor número de personajes.

¿Es muy difícil llegar hasta Pixar, qué hay que hacer?
R: Yo no me lo esperaba, siempre trabajas con el sueño y la meta de llegar a Pixar, y siempre comparabas tu trabajo con el de ellos, porque siempre los he considerado los mejores. Tener esa meta es quizás lo que hace que mejores. Y un día mi trabajo les gustó, ¡y coló!
C: Para mí también fue muy inesperado. Ya había trabajado con Ramiro en España, en Planet 51, y entonces salió un puesto en Pixar para animación de multitudes. Mandé la demo por probar, pero no me esperaba en absoluto recibir un email de respuesta. Fue increíble. A día de hoy agradezco el regalo que es estar allí. Cada vez que entras en el estudio dices: "Dios mío, estoy ahí".
R: Sí solo ver el logo cuando entras por la mañana ya te da humildad. Piensas, ¿qué pinto yo aquí?.

Hermanos y compañeros. ¿Cómo ha sido trabajar juntos?
Siempre es bueno tener familia cerca. Nos llevamos muy bien, hay confianza, apoyo, nos preguntamos..." R: Un inferno (risas).
C: Pues ya habíamos trabajado juntos en Planet 51, en Cars y en Monstruos S.A. Siempre es bueno tener familia cerca. Nos llevamos muy bien, hay confianza, apoyo, nos preguntamos...
R: Hay mucho feed-back.
C: Es muy positivo.

Nacisteis en Argentina, os criasteis en España y vivis en Estados Unidos. ¿De dónde os sentís?
C: Sí, es una mezcla.
R: Yo la Eurocopa la celebré mogollón cuando ganó España.
C: Sí, vimos los partidos en nuestro departamento.
R: ¡Siempre ponemos el fútbol!

¿Hay muchos españoles en Pixar?
R: Somos nueve o diez, en distintos departamentos
C: En animación somos cinco: Juan Carlos Navarro, Javier Moya... Nos juntamos todos para comer.

España siempre ha ocupado una posición importante en el mundo de la animación. ¿En qué momento creéis que se encuentra ahora?
Hay mogollón de talento en España, tenemos muchos amigos que son de los mejores del mundo C: España está ahora intentando hacer más producciones internacionales, nunca antes se habían hecho películas con ese alcance. Es difícil, hay mogollón de talento aquí, tenemos muchos amigos que son de los mejores del mundo pero es muy difícil generar industria, porque requiere mucha inversión, necesitas mucha gente y mucho tiempo para llegar a una calidad que pueda competir, no hay ningún atajo.

¿Hacia dónde creeis que se dirige el mundo de la animación?
C: Buena pregunta, la tecnología cambia a pasos agigantados...
R: Yo espero que se sigan cuidando las historias, que se sigan creando personajes memorables. Espero que la competencia crezca, que haya más y mejor. A nivel técnico creo que el 3D puede seguir avanzando mucho, hasta el punto de que no se necesiten gafas. Siempre se podrá usar para apoyar la historia, es una herramienta para que el espectador se meta más en la historia.