El Juzgado de Instrucción número tres de Leganés ha archivado uno de los casos de supuesta sedación irregular a pacientes terminales denunciados en el Hospital Severo Ochoa el pasado año.

Se trata de una querella que presentó la familia de C. P. I., un anciano que sufría enfermedad obstructiva crónica (EPOC) en nivel grave y falleció en octubre de 2003.

Otro juzgado de Leganés investiga 15 denuncias más relativas al mismo caso de sedaciones irregulares
Su muerte se debió, según creen sus familiares, a la aplicación de la sedación. Esta querella ya había sido sobreseída y archivada el pasado febrero.

Según aquel auto, la conducta de J. A. B. A., el médico querellado, había sido "ajena a cualquier tipo de negligencia profesional".

La apelación de la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa) hizo que se reabriera el caso. Otro juzgado de Leganés investiga 15 denuncias más relativas al mismo caso de sedaciones irregulares.