Informe "verdadero", que recoge el registro del piso de ETA (i), y las observaciones  del "falso". (El Mundo)
Informe "verdadero", que recoge el registro del piso de ETA (i), y las observaciones del "falso". (El Mundo) El Mundo
La Policía negó el jueves haber remitido al juez Juan del Olmo un "informe falso" de la investigación del 11-M y precisó que hubo un borrador en el que los peritos hicieron "elucubraciones y consideraciones subjetivas sin fundamento científico alguno" que fueron eliminadas para el documento final.

De esta forma, la Comisaría General de Policía Científica desmintió a través de un comunicado, las informaciones publicadas el jueves por el diario El Mundo, en las que se vincula el 11-M con ETA.

Este periódico se refiere a dos informes periciales de muestras recogidas el 17 de diciembre de 2004 en el domicilio en Lanzarote de uno de los imputados por el 11-M, Hassan el Haski.

Allí se encontró ácido bórico, una sustancia que también fue localizada en un piso de ETA en 2001.

"Sólo un informe oficial"

La Policía precisó que hubo un borrador y un "único informe oficial" elaborado por la Comisaría de Policía Científica y entregado al juez Del Olmo, quien el jueves recibió de El Mundo un correo con copias de los documentos aludidos que elevó a la Sala de lo Penal "a los efectos legalmente procedentes".

"En ningún modo se entregó al juez Del Olmo un informe falso", mantiene la Policía, que explicó que "el otro documento" es "un simple borrador" que "siguió el procedimiento administrativo habitual" y fue supervisado por el jefe del Laboratorio Químico-Toxicológico y el secretario general de la Comisaría de Policía Científica.

Las elucubraciones fueron eliminadas del borrador por ser inconsistentes al tratarse de una sustancia tan común

"En este trámite, se comprobó que las 'observaciones' que hacían los peritos no eran más que elucubraciones y consideraciones subjetivas sin fundamento científico alguno y que, por lo tanto, no debían ni podían constar en un informe científico", añadió.

En esas observaciones, los peritos constataban que la sustancia analizada, ácido bórico, había sido identificada en 2001 en un piso franco de ETA y que, "dado lo poco frecuente" en que había sido intervenida, era posible que "los autores de estos hechos estén relacionados entre sí" o incluso que sean los mismos, según lo publicado por el diario.

Esas "elucubraciones" eliminadas del borrador "eran especialmente inconsistentes tratándose de una sustancia tan común como es el ácido bórico", que "tiene múltiples utilidades", destacó la Policía.

Añadió que "cuando el comisario general fue informado del tema, le pareció correcta la remisión del informe íntegro, eliminando las observaciones" de los peritos y que "así se hizo, siendo firmado por el jefe del Laboratorio Químico-Toxicológico".

En el comunicado, la Policía insistió en que el primer borrador "no era más que eso y prueba de ello es que ni siquiera se le dio número de registro de salida oficial, por lo cual no puede ser considerado como documento oficial".

Y añadió que el comisario general de Policía Científica "nunca ha informado de estos hechos al ministro del Interior, ni al actual ni al anterior, ni a ningún superior jerárquico, puesto que no se dio la menor importancia al asunto".

Interior niega la falsificación

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado que el Ministerio del Interior "no ha falsificado jamás ningún documento, jamás".

"He pedido a los servicios jurídicos del Estado que estudien si la noticia, tal y como se presenta, puede ser objeto de acciones judiciales por parte del Ministerio o del Gobierno en su caso (...), no hay relación entre ETA y el 11-M", ha afirmado Rubalcaba.

Rajoy pide explicaciones

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, cree "evidente" que el juez que investiga los atentados del 11-M en Madrid ha recibido un documento policial "amputado".

Por este motivo, Rajoy ha exigido al Gobierno explicaciones inmediatas o demostrará "mala intención".

Si uno no tiene nada que ocultar, está tranquilo, lo normal es que esto se pueda investigar

"Si uno no tiene nada que ocultar, está tranquilo, lo normal es que esto se pueda investigar", ha agregado el dirigente popular.

En declaraciones a Onda Cero, Mariano Rajoy expuso que Del Olmo ha recibido un documento policial "al que se le ha amputado una parte".

"Es evidente que hay un documento al que se le ha amputado una parte, no sabemos quién ni el porqué, que al juez se le ha entregado otra cosa que se convierte en algo sin valor", ha agregado.

Informe falso a Del Olmo

El diario El Mundo, dirigido por Pedro J. Ramírez, ha publicado que el Ministerio del Interior entregó al juez Del Olmo un informe falso de la Policía Científica sobre unas muestras extraídas -el 18 de marzo de 2005- en el domicilio de Hasan Haski, implicado en los atentados de Madrid el 11 de marzo de 2004.

Según este periódico, el objeto de esta "manipulación" no es otro que "ocultar una referencia explícita a ETA".

El diario presenta para ello dos documentos:

  • Uno "auténtico", con registro 48-Q3-05, fechado el 21 de marzo de 2005 y que -siempre según El Mundo-, "se le ocultó al juez".
  • Otro "falso", con idéntico registro, fechado el 22 de marzo, y que fue "el que se le entregó al juez".

El documento falso no recoge observaciones ni aparece firmado por los tres peritos

En el primer documento -"el auténtico", según el rotativo-, hay un lugar reservado para "observaciones".

En este apartado, los tres peritos que elaboraron el estudio recogen -según publica el diario dirigido por Pedro J.- que hallaron "ácido bórico", sustancia "intervenida de manera poco frecuente en hechos terroristas y de la que ignoramos su verdadera aplicación en relación con estos hechos".

Concluyen los peritos: "Podría usarse como conservante de explosivos de tipo orgánico, enmascarar el explosivo para no ser detectado por lo perros, etc.".

"Nexo entre el 11-M y ETA"

Pues bien, es precisamente en este punto en el que se encuentra "el nexo absolutamente nítido" entre 11-M y ETA planteada por El Mundo.

Según especifica el primer documento -"el verdadero"- planteado por el rotativo, otro informe pericial -el 868-Q1-01-, emitido el 5 de diciembre de 2001, recoge que en un registro realizado en un piso franco de ETA -el 6 de noviembre de 2001-, también se encontró "ácido bórico".

El segundo documento -"el falso"- presentado por el diario de Pedro J., no recoge estas "observaciones" y no aparece firmado por los tres peritos del primer informe -aparece sólo la rúbrica de Francisco Ramírez, jefe del Servicio Central de Análisis Científico de la Policía Científica-.

Esta omisión, según El Mundo, significa que "la Comisaría General de Información remitió un informe mutilado y falso al juez Del Olmo".