Un establecimiento de Intermón Oxfam
Un establecimiento de Intermón Oxfam. ARCHIVO

La profunda crisis económica que atraviesa España ha afectado de forma directa a las organizaciones no gubernamentales, que han visto muy mermadas las aportaciones públicas, pero algunas están consiguiendo mantener su labor y sus plantillas, en parte gracias a la contribución privada.

Podrían ser el mejor ejemplo de "cómo hacer más con menos" y aunque algunas de las principales ONG que trabajan en España no han podido evitar reducciones de plantilla y acometer expedientes de regulación de empleo, otras han conseguido mantener sus proyectos gracias a las aportaciones de voluntarios, logrando que sus acciones tengan el máximo impacto con el mínimo coste.

Algunas han optado por anteponer la asistencia social que prestan al mantenimiento de sus estructuras organizativas y otras han reorientado sus proyectos para atender las crecientes necesidades que están surgiendo en España como consecuencia de la situación económica.

Las principales ONG

Entre las organizaciones que se han visto obligadas a recortar gastos reduciendo sus plantillas está Intermón-Oxfam, que fue de las primeras en presentar —el pasado mes de marzo— un Expediente de Regulación de Empleo que supuso el despido de casi una quinta parte de sus trabajadores en España.

Otra organización cuya plantilla ha acusado los recortes es la Cruz Roja, y fuentes de la organización han señalado que algunos proyectos han desaparecido y otros se están atendiendo con menos gente, por lo que la plantilla se ha visto inevitablemente afectada por la crisis.

La misma fuente ha precisado que los recortes de los últimos años se sitúan en torno al 15 y el 20%, y han achacado esos ajustes sobre todo a la reducción de las aportaciones públicas, provenientes de las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

Ante esta situación, las mismas fuentes de Cruz Roja han subrayado que en periodos de crisis como el actual es preciso dar prioridad a los proyectos de la asistencia alimentaria, sanitaria y educativa, porque son los de mayor repercusión para los necesitados.

Por otra parte, fuentes de la organización Acción contra el Hambre han señalado que la falta de liquidez tiene un impacto directo en los proyectos que desarrollan en la actualidad. "Si antes abarcábamos cinco aldeas para administrarles agua y alimentos, ahora nos encontramos con que solo podemos asistir a tres".

Esta ONG ha implementado durante los últimos tres años políticas de control del gasto, pero no ha podido evitar reestructuraciones de sus plantillas en varias delegaciones regionales, como la de Castilla-la Mancha.

Más socios y más donativos

En cambio, otras organizaciones, como Médicos sin Fronteras, han conseguido incrementar su número de socios en un 10% entre el 2010 y el 2011, lo que su portavoz ha observado como "una muestra de solidaridad" de personas que han entendido que "si la crisis nos afecta aquí, lo hace más aún en el tercer mundo".

Sin donantes privados y voluntarios no hubiera sido posible atender a nuestros proyectosUna portavoz de Médicos sin Fronteras ha informado de que sus operaciones en África se desarrollan "con normalidad" desde un punto de vista presupuestario y de recursos humanos, y que no ha sido necesario recortar personal.

En el mismo sentido, la ONG Manos Unidas ha informado de que a pesar de una disminución del 11% de los fondos públicos, los privados han aumentado ligeramente, de ahí que han agradecido el esfuerzo de los donantes privados y el espíritu de sus voluntarios. "Sin donantes privados y voluntarios no hubiera sido posible atender a nuestros proyectos", ha señalado una fuente.

Estos esfuerzos han contribuido a que la organización no haya tenido que prescindir de nadie, ya que la mayoría de sus miembros son voluntarios y la carga salarial por tanto supone un gasto mínimo, según han informado fuentes de la organización.

Proyectos orientados a las necesidades de los españoles

Otras organizaciones no gubernamentales han informado de que como resultado de la compleja coyuntura económica, han tenido que reorientar sus proyectos solidarios, dirigidos sobre todo al tercer mundo, para atender las crecientes necesidades que están surgiendo en España.

Las organizaciones Cruz Roja y Save the Children han observado que por primera vez están inmersas en un llamamiento para ayudar a los españoles en crisis, mediante campañas como la de la Cruz Roja "Ahora más que nunca", que concentran sus esfuerzos en proporcionar ayuda a los más desfavorecidos.

En este clima de incertidumbre, fuentes de la ONG Aldeas Infantiles han comunicado que en sus centros de día se han visto obligados a sustituir las actividades orientadas al apoyo educativo por la provisión exclusiva de comida y ropa a familias, reflejando así el efecto magnificador de la crisis entre los más pobres y vulnerables.