Christian Bale: "Hemos devuelto la dignidad a Batman"

  • El actor se mete en la piel del murciélago más famoso en 'El caballero oscuro: La leyenda renace', que se estrena este viernes en España.
  • Bale asegura que el final es perfecto, que "cierra el círculo".
Christian Bale, durante el estreno estadounidense de 'El caballero oscuro: La leyenda renace'.
Christian Bale, durante el estreno estadounidense de 'El caballero oscuro: La leyenda renace'.
Justin Lane / EFE

El galés se viste por última vez del Hombre Murciélago en El caballero oscuro: La leyenda renace, que se estrena este viernes en España. Así es, de cerca, uno de los mejores actores del momento.

¿Qué tiene de nuevo esta entrega final?

Nunca la hicimos pensando que sería la última. Sabíamos que sería distinta. Yo ni siquiera estaba seguro de que la dirigiría Christopher Nolan, así que cuando me lo confirmó me sentí todavía más alegre, y aun más después de leer el guión y ver que era el final perfecto, que cerraba el circulo. Han pasado 8 años desde El caballero oscuro, y Bruce Wayne ha cambiado: físicamente está destruido, y Batman ha desaparecido. Así que había que empezar de nuevo.

Dice que no estaba seguro de que Nolan la dirigiría...

Es cierto. Por supuesto, prefería que la hiciera él pero no estaba en mi mano. Cuando firmé para Batman Begins lo hice por tres películas, así que no tenía elección: era eso o nada.

¿Y qué le parece la película?

La he visto hace poco: esperé a poder verla en un cine IMAX, porque la película explora bastante bien las posibilidades de este sistema. Así que acudí a la premier en Nueva York, para poder verlo con mis propios ojos.

¿Qué le pareció?

Es muy distinto a lo que uno se imagina durante el rodaje. En esa fase, tu impresión es muy subjetiva, viene marcada por tus escenas. Pero verla entre el público... Ves su escala real, y te das cuenta de que el resultado es muy épico y grande. Creo que Nolan tiene un talento especial para eso, para mezclar historias íntimas, muy humanas, con una dimensiones enormes y épicas. Sabe mezclar el cine escapista, el mero entretenimiento, con argumentos profundos, lo que da como resultado una película con muchas capas, en la que uno puede encontrar un gran espectáculo y, al mismo tiempo, una gran tragedia humana.

Es curioso como, siendo una película de superhéroes, también se habla de ruinas económicas o de los tiburones empresariales.

El personaje de Batman nació en 1939, justo cuando empezaba la II Guerra Mundial. Siempre ha sido un personaje muy oscuro, muy relacionado con lo que pasaba en la realidad. Batman es una especie de paria dentro de los superhéroes: no tiene poderes, está muy torturado, y creo que es el héroe que está más cerca de ser un villano, porque le mueven emociones muy negativas. Quiere ser altruista, generoso, pero al mismo tiempo no puede olvidar el dolor de haber perdido a sus padres, de haber sufrido tanto.

¿Qué ha aprendido usted, tanto en el plano profesional como en el humano, encarnando a este personaje?

Me ha enseñado a oscilar entre la luz y la sombra, lo negativo y lo positivo. Conceptos como la destrucción y la salvación se mezclan constantemente, algo que también ocurre en nuestras vidas, y he visto como energías negativas pueden redirigirse a hacer cosas buenas. Como actor, me ha permitido participar en superproducciones muy grandes, en cine de entretenimiento, sin tener que renunciar a personajes profundos y con sustancia. Creo que esta trilogía ha cambiado el cine reciente.

¿Es más fácil o más complicado encarnar a un personaje ya visto en tantas películas, tebeos o series de televisión?

Cuando empezamos la primera entrega, la situación de Batman no estaba demasiado clara. Había mucha expectación por ver qué haríamos, pero también mucho escepticismo. La gente se reía de mí cuando les dije que iba a encarnar a Batman: ¿estás bromeando? A veces hasta sentía vergüenza... Pero en cuanto me senté con Nolan, y vi el guión, el Gotham que creíamos y el tipo de películas que serían, terminé de creer del todo en el proyecto. Disfruté cada minuto de los tres rodajes, porque era un gran reto devolver la dignidad al personaje, y creo que lo hemos logrado.

¿Lo echará de menos, volverá a encarnarlo?

No. Este es el final.

Pero ha sido un personaje, imagino, fundamental en su carrera.

Para empezar, es la primera vez que encarno tres veces un mismo papel. Creo que es el mejor personaje ficticio que jamás encarnaré. Y es cierto que ha cambiado muchas cosas en mi vida, pero estoy convencido de que es el momento de dejarlo, así que la sensación es agridulce.

¿Qué ha cambiado, exactamente, en su vida? ¿Se siente más famoso, más instalado en la cumbre de Hollywood?

Puede ser, pero no va tanto por ahí... Realmente, he disfrutado estos ocho años de trabajar con Chris Nolan, con actores como Michael Caine o Morgan Freeman y Heath Ledger, así que creo que los recuerdos permanecerán siempre. El personaje se me ha quedado marcado, pero creo que una de las características principales de la vida de un actor es saber que nada es para siempre, y que nunca sabes lo que va a venir después.

¿No tienen en común los superhéroes y las estrellas del cine una dualidad, una imagen pública y otra privada muy distintas?

¡Lo que desde luego no tenemos es superpoderes! (risas) No comparemos a los superhéroes con los actores, pero sí es verdad que ciertas películas hacen que los focos, que la atención de mucha gente, se centren sobre ti... Pero, en general, yo no vivo recluido en una cárcel, y tampoco me siento muy agobiado por la gente. Supongo que depende del contexto... ¿Qué le pasa, por ejemplo, a Jorge Lorenzo? No podrá salir a la calle en España sin que nadie le reconozca, pero probablemente en EE UU no le conocerá la mayor parte de la gente.

¿Y la prensa, los paparazzis?

Pasa a veces, pero has de acostumbrarte. Michael Caine me dio un buen consejo al respecto: "Nunca te niegues, pero tampoco des nunca explicaciones".

Usted lleva muchos años haciendo películas: ¿Qué retos le quedan, qué sueños?

Creo que, sobre todo, he aprendido a observar a la gente, y a saber que una obsesión, como es en mi caso el trabajo, debe enfocarse de forma positiva, y puede hacerle a uno más feliz. Espero que el futuro me depare más oportunidades de trabajar con directores como Nolan, gente capaz de hacer películas diferentes, capaces de sorprenderte cada vez.

Hablando de esos directores... ¿Qué puede decirme de Terrence Malick, con quién rodó 'El nuevo mundo' y con quien acaba de rodar 'Knight of Cups'?

Es único, efectivamente, y creo que hace películas que nadie ha hecho antes. La película te sorprenderá, pero ya sabes cómo es: no le haría ninguna gracia que te cuente nada, así que tendré que callarme.

Dicen que no le gustan las entrevistas, pero no se lo he notado.

No me gustan las de televisión: son muy cortas, más impostadas, pero esto es distinto. A lo largo de 20 minutos puede tenerse una conversación más relajada, y hablar de muchas más cosas. Estoy más a gusto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento