Aterrizan en Madrid los dos cooperantes liberados en Mali

Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons, los dos cooperantes españoles liberados, a su llegada a Madrid.
Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons, los dos cooperantes españoles liberados, a su llegada a Madrid.
EFE/Gustavo Cuevas

Los cooperantes Ainhoa Fernández y Enric Goyalons, liberados este miércoles en el norte de Mali tras casi nueve meses de cautiverio, han aterrizado este jueves en Madrid poco antes de las 20.00 horas.

Los dos españoles han volado hasta la capital a bordo de una aeronave de la Fuerza Aérea que ha despegado este jueves desde una base militar de Burkina Faso.

La cooperante italiana Rosella Urru también ha viajado hacia su país en otra aeronave desde esa misma base, situada en la capital voltense, Uagadugu.

En la base militar de Burkina Faso, los tres cooperantes se mostraron sonrientes y con aparente buen estado físico, aunque Gonyalons cojeaba ligeramente por una herida en una pierna.

Estuvieron acompañados en por dos mediadores voltenses, que participaron en su liberación, así como por agentes de los servicios de inteligencia de España e Italia.

"Doy las gracias al Gobierno de Burkina Faso por la liberación", dijo Gonyalons, quien rehusó hacer comentarios sobre las condiciones de vida durante el secuestro.

Uno de los mediadores, el general Gilbert Diendéré, asesor de seguridad del presidente voltense, Blaise Compaoré, se limitó a decir que las dos mujeres estuvieron juntas durante los últimos cinco meses, mientras Gonyalons permaneció aislado.

En la base de Goromgorom (al norte de Uagadudú), se les hizo un chequeo médico para calibrar su estado de salud.

Según informaron fuentes de Presidencia, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se puso en contacto previamente con los cooperantes.

La liberación del cooperante de la ONG vasca Mundubat Enric Gonyalons y las otras dos voluntarias, una extremeña y una italiana, secuestrados en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia), ha puesto a casi nueve meses de privaciones y de esfuerzos de las autoridades para recuperarlos.

Gonyalons, Ainhoa Fernández de Rincón y Rossella Urru fueron secuestrados el pasado 22 de octubre y trasladados al norte de Mali por el grupo salafista Movimiento Unicidad y Yihad en África del Oeste (MUYAO), una rama de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI).

El Ejecutivo envió un avión a la zona en la que han sido liberados para traer de vuelta a los dos españoles, una misión que, aunque se ha visto dificultada por una tormenta y ha requerido la participación de un helicóptero, que pronto traerá a los liberados a España.

En una primera valoración de la operación, el Gobierno ha considerado que se trata de un éxito del servicio exterior del Estado y ha destacado la colaboración con los gobiernos de la zona. El Gobierno ha rechazado hablar del pago de un posible rescate. "Todavía hay dos secuestradas (dos trabajadoras de Médicos sin Fronteras, en Somalia) y podría alentar nuevos secuestros", se ha excudado el ministro de Exteriores.

La liberación ha sido recibida como una gran noticia en España, empezando por los reyes, que han enviado telegramas de felicitación a los cooperantes, una celebración a la que se han sumado los Gobiernos balear, extremeño y vasco.

La directora de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo, Marta Ares, ha enviado unas palabras de apoyo a la familia de Gonyalons, natural de Mallorca pero residente en Bilbao, con quien ha mantenido un contacto constante estos meses.

"Han sido momentos muy difíciles para las familias, por lo que, dentro de la alegría que queremos compartir con ellos, solicitamos prudencia y tranquilidad", ha pedido. Por último, ha trasladado a la familia de Gonyalons un "abrazo en su nombre y en el del Gobierno Vasco" y ha destacado la entereza con la que han afrontado este "duro trance".

El golpe de Estado retrasó el rescate

La liberación era esperada después de diferentes indicios en ese sentido, como el anuncio de una agencia mauritana de noticias en el sentido de que el saharaui Mamine uld Evghir, preso por su presunta implicación en el secuestro y cuya liberación era una de las condiciones exigidas para liberarles, había sido trasladado desde la cárcel a un lugar desconocido.

No obstante, un portavoz de la organización Ansar Al Din aseguró que la liberación se había llevado a cabo sin condiciones. El grupo salafista Ansar Al Din mantiene fuertes lazos con el MUYAO y es quien ha situado la liberación en las cercanías de la localidad maliense de Gao, situada a unos 1.200 kilómetros al noreste de la capital, Bamako.

Las gestiones para la liberación de los cooperantes se complicaron tras el golpe militar registrado en Mali a finales de marzo, cuando el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo reconoció que se estaba "muy cerca" de lograr una solución al secuestro.

Según explicó el ministro, el intermediario con el que estaba trabajando el Gobierno español para liberar a Gonyalons y a Fernández "desapareció" después de que los militares sublevados se hicieran con el poder.

Exteriores continuó con las gestiones que estaba llevando a cabo y que implicaban tender puentes con el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA), el grupo independentista tuareg que controla la mitad norte de Mali.

Sin embargo este grupo tuareg fue perdiendo el control del norte de Mali tras varios desencuentros con los salafistas de Ansar al Din que, finalmente, el pasado 28 de junio, expulsaron al MNLA de Gao con el apoyo del MUYAO, con quien comparte la misma ideología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento