Grietas en el casquete polar ártico
Una imagen de la ESA muestra, a la izquierda, un mosaico de hielo del Ártico extraido en agosto de 2005. A la derecha, un mapa con la concentración de hielo en las mismas fechas. ESA

El casquete polar ártico se resquebraja.

Esto es lo que han revelado las imágenes tomadas por satélite y recogidas por la Agencia Espacial Europea: el casquete presenta grietas de una superficie superior a la de Reino Unido.

"Esta situación es diferente a todo lo visto en las anteriores estaciones de máximo deshielo" de finales de verano, señaló Mark Drinkwater, de la Unidad de Océanos y Hielos de la ESA, en la página web de la agencia.

La falla se extiende desde el archipiélago noruego de Spitzberg hasta el Polo Norte
Las imágenes, tomadas entre el 23 y el 25 pasados, revelan que la falla se extiende desde el archipiélago noruego de Spitzberg hasta el Polo Norte a través del Artico ruso.

Además, "confirman" que las concentraciones de hielo registradas en la superficie comprendida entre Spitzberg, el Polo Norte y las islas más septentrionales de Rusia, las Sévernaya Zemlya, son "mucho menores" que las observadas en los últimos años, subrayó la ESA.

Entre un 5 y un 10 por ciento de los hielos árticos perennes se fracturaron a causa de las últimas tormentas estivales ya que tenían un menor espesor y por eso eran más frágiles, según la ESA.

Cada vez menos hielo

Los expertos atribuyen los cambios al efecto invernadero
La agencia recordó que la extensión mínima de hielo en el Artico, que se registra al fin del verano, alcanzó en 2005 un "mínimo histórico" de 5,5 millones de kilómetros cuadrados, frente a los aproximadamente 8 millones de kilómetros de inicios de los ochenta.

Estos cambios son atribuidos generalmente al efecto invernadero, añadió.

"Si continúa esta tendencia anómala", el paso por la ruta marítima del norte entre Europa y Asia "se abrirá durante mayores intervalos de tiempo, y se puede pensar que veremos intentos de navegar alrededor del mundo en barco por el Océano Artico en verano en los próximos diez a veinte años", según Drinkwater.

Las observaciones por satélite en los últimos años han confirmado asimismo que "la extensión de los hielos perpetuos se está reduciendo rápidamente", añadió.