El ministro de Economía, Luis de Guindos.
El ministro de Economía, Luis de Guindos. EFE

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha recalcado este martes que el Gobierno prevé que la actividad económica caiga este año entre un 1,5 y un 2 % del PIB, aunque ha confiado en que este escenario recesivo se sitúe más cerca de la primera cifra.

Así lo ha asegurado en respuesta a una interpelación del senador socialista Juan María Vázquez García sobre una eventual reconsideración de los programas de estabilidad 2012-2015 y nacional de reformas 2012.

La previsión que aparece en el cuadro macroeconómico del Gobierno es de una caída del 1,7 % del PIB para el año en curso.

Además, De Guindos ha considerado que los nuevos objetivos de déficit marcados para España -6,3 % del PIB para 2012, 4,5 para 2013 y 2,8 para 2014- son "más adecuados", pero también "extremadamente exigentes".

"Es importante observar las tendencias subyacentes" El ministro ha asegurado que pese a estos "momentos de dificultad" que atraviesa la economía española, "a veces es más importante observar las tendencias subyacentes".

Así, al igual que en los años en los que se crecía y se creaba empleo "se estaban poniendo las bases del decrecimiento", en la actualidad se están sentando las condiciones que permitirán a la economía española volver a la senda del bienestar, ha asegurado el ministro.

Tras señalar que él no habla de "brotes verdes o falsas expectativas", el ministro ha señalado como una "buena noticia para todos" el hecho de que las exportaciones españolas hayan crecido de enero a mayo un 3 %, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

También ha subrayado que el déficit por cuenta corriente cerrará el año "en torno a cero", lo que quiere decir, según el titular de Economía, que España no va a tener que recurrir a los mercados externos de capitales.

Según ha explicado, sin las decisiones de aumento de gasto que se tomaron en el pasado, "que no tuvieron efectos sobre la economía real", habría dos o tres puntos menos de déficit público y "el Gobierno no hubiera tenido que tomar las difíciles medidas que ha tenido que tomar".