Policía en el Congreso
Agentes de la Policía custodian los aledaños del Congreso de los Diputados. DIANA SÁNCHEZ

Los principales sindicatos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han expresado este lunes su intención de secundar las movilizaciones contra el nuevo plan de recortes del Gobierno central. La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), entre otras organizaciones, han rechazado las medidas de ajuste del Ejecutivo y han anunciado que secundarán las protestas anunciadas e incluso otras convocadas por ellos mismos, en caso de considerarlo necesario.

El secretario general de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Mariano Casado, ha señalado a 20minutos.es que no descartan convocar una protesta específica de militares para expresar el "malestar generalizado y profundo" del Ejército ante unos recortes que, ha dicho, "podrían llevar a muchas familias a una situación verdaderamente dramática".

Según Casado, los órganos de gobierno de la asociación valorarán en los próximos días la convenciencia de llevar a cabo esta protesta que, junto a otras medidas, "permitirán canalizar el desacuerdo del colectivo" y garantizar, a la vez, el "cumplimiento escrupuloso de la ley".

Los militares aseguran que garantizarán el cumpliento de la ley Casado ha recordado que la Ley de Derechos y Deberes de los Militares impide su adhesión a manifestaciones convocadas por sindicatos y partidos políticos, pero no a protestas que se convoquen de manera específica para "hacer valer sus derechos".

Junto a estas medidas, la AUME podría emprender "medidas jurídicas" y de otra índole contra una disposición adicional (relativa al colectivo de militares y guardias civiles) que parece haberse hecho "de forma precipitada" y que podría provocar un "auténtico caos".

La organización ha animado además a los militares a sumarse "de forma anónima" a cualquier iniciativa ciudadana convocada legalmente "desde plataformas de  funcionarios o plataformas ciudadanas" para reivindicar la retirada de los recortes.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha anunciado, por su parte, que sus miembros secundarán "todas las medidas de presión" acordados por los sindicatos de la Función Pública, además de otras "medidas de presión propias" contra la eliminación de la paga extra de los funcionarios.

En un comunicado, el sindicato ha instado a "actuar" y a trabajar "según te pagan", porque, consideran, "(la retribución extra) se pierde para siempre".

También la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha llamado a los trabajadores del Instituto Armado a participar en todas las movilizaciones convocadas en contra de los últimos recortes salariales, ya que "no van a tolerar" que el Ejecutivo los utilice como "cabeza de turco para pagar los desmanes económicos de otros", han declarado.

En un comunicado, la asociación ha mostrado su "más enérgico" rechazo a las medidas adoptadas, al considerar que "condenan a la precariedad a los trabajadores públicos y a sus familias".

El sindicato mayoritario del Instituto Armado ha anunciado, en este sentido, que apoyará las protestas por unos recortes "injustos", que "cercenan derechos laborales, constitucionales y económicos".

En Madrid, la Sección Sindical del Ayuntamiento del Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) ha hecho, en la misma línea, un llamamiento a la totalidad de los policías municipales de Madrid a declararse "en la más absoluta de las rebeldías, trabajando a estricto reglamento y no satanizando con denuncias y más denuncias a los ciudadanos".

En este sentido, la Sección Sindical ha señalado que los policías municipales ya hace tiempo que asumieron la "cuota de participación en los desmanes de la casta política española", ya que "se bajó el sueldo un 5% cuando en los últimos 15 años han perdido un 17% de poder adquisitivo, se les ha subido la jornada laboral y ahora se les roba la paga extraordinaria de diciembre".