Los vehículos sustituirán aquéllos que estén obsoletos o no cumplan las normativas europeas de combustible o accesibilidad. De los 145 buses, 90 serán de gas natural comprimido, lo que supondrá un 30% de la flota.