España incumplirá los objetivos de déficit
España superará la cifra de déficit establecida para 2015 y 2016, según previsiones de la Comisión Europea. ARCHIVO

España incumplirá los objetivos revisados de reducción del déficit, según las nuevas estimaciones de Goldman Sachs. La entidad espera que el desequilibrio presupuestario sea del 6,7% al cierre de 2012, frente al 6,3% establecido. Para 2013 las previsiones no son mejores: un déficit del 5,9% frente al 4,5% fijado como nueva meta.

El banco estadounidense prevé que la zona euro retroceda medio punto en 2012 y que crezca apenas cuatro décimas en el próximo año. Alemania se encontraría a la cabeza de la recuperación al sufrir una expansión de nueve décimas en 2012 y un 1,3% en 2013.

Además, creen que España sufrirá una contracción del PIB del 1,4% este año y del 1,2% en 2013. Esto supone un empeoramiento de sus pronósticos, que antes se situaban en una caída del 1,2% y del 0,1%, respectivamente.

El informe de la entidad estadounidense también advierte de que España necesitará con probabilidad más ayuda además de la que reciba la banca, como consecuencia de la grave deuda externa y las rigideces estructurales.

Un problema de deuda externa

Sostienen que el problema de la deuda de España "no es tanto de deuda pública, sino un marcado problema de deuda externa", resultado de su sobreendeudamiento internacional, que afecta a la banca española y a su economía en general. Esto impacta además en las finanzas públicas españolas.

España necesitará con probabilidad más ayuda además de la que reciba la banca"España representa un claro ejemplo de la fase de acumulación de deuda de sobreendeudamiento internacional y un ejemplo actual de un cese repentino de la financiación privada", añade Goldman Sachs.

La entidad estadounidense indica que la ayuda externa para España ha seguido una estrategia de "desapalancamiento asistido", y cree que "las transferencias implícitas en el uso del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para apoyar a los bancos españoles probablemente necesitarán extenderse más allá de los bancos para proteger a España de las presiones de los mercados".

Goldman Sachs cree que es probable que el FEEF sea utilizado para adquirir deuda española en el mercado primario. Ello no implica necesariamente someter al país a un programa completo de la 'troika', pero sí supondría una extensión del actual 'rescate light'.

"Nuestro análisis nos lleva a concluir que España necesitará más ayuda exterior, aunque, dadas las limitaciones y el mayor tamaño de la economía española, la forma que adopte este respaldo necesitará ser más flexible de lo que fue en el caso de otras economías", señala.

Ganar competitividad

Asimismo,  la influyente entidad de Wall Street destaca que España todavía necesita mejorar su competitividad para que los bajos costes de financiación exterior y de crecimiento puedan coexistir.

"La requerida mejora en competitividad no es simplemente una cuestión de reducir salarios", subraya Goldman Sachs. Consideran muy importante realizar "una reestructuración de la economía española desde sectores no negociables, como la construcción, hacia el sector negociable, que se vio desplazado durante los años de 'boom' económico".