«Es una medida difícil de adoptar, pero realista y necesaria». Así justificó ayer la alcaldesa de Torrent, Amparo Folgado (PP), la eliminación de las fallas municipales para 2013. Un recorte que supondrá un ahorro de 50.000 euros para partidas «más necesitadas».

La noticia corrió como pólvora hasta llegar al Consistorio de Valencia, que en las próximas Fallas destinará 200.000 euros a su monumento grande y 25.000 al infantil, lo mismo que las pasadas, cuando sí se redujo un 11% el presupuesto con respecto a 2011.

Sin embargo, la actual partida superó las pasadas fiestas la de muchas comisiones de especial. Al respecto, fuentes de la Concejalía de Fiestas explicaron que «las Fallas son el principal reclamo turístico de Valencia y el monumento del Ayuntamiento, que es de los más visitados, debe estar a la altura». Las mismas fuentes añadieron que «con todos los respetos para Torrent, la fiesta allí no tiene el mismo impacto que aquí». Además, destacaron que el presupuesto de la Concejalía se ha reducido «entre un 15 y un 30%» y que la aportación a Junta Central Fallera ha bajado un 10%.

Por su parte, el presidente de la Interagrupación de Fallas, Antonio Sánchez, comentó que se podría plantear reducir algo, pero en general, está de acuerdo «con la distribución de los gastos que ha hecho el Ayuntamiento».

Desde la oposición, tanto el PSPV, como EU y Compromís coincidieron en afirmar que no es bueno recortar por recortar y menos en un sector como el fallero que genera tanto empleo. Por su parte, la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, explicó que «todo lo que sea ahorro es bueno mientras no suponga más paro».

Consulta aquí más noticias de Valencia.