Antonio Beteta
El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta Chema Moya / EFE

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha asegurado este jueves que las comunidades autónomas solo han suprimido dos empresas de las 600 que se habían comprometido a liquidar, por lo que el Gobierno hará una "severa crítica" a los gobiernos regionales en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

En declaraciones a Onda Cero, Beteta ha considerado que la cifra es un "absoluto fracaso" y ha asegurado que, durante la reunión, exigirán urgencia a las comunidades, ya que el plazo para liquidar estas empresas finaliza el 30 de diciembre.

Además, en el CPFF se analizará el cumplimiento de los planes económicos que fueron aprobados en la última reunión, ya que las regiones aún pueden eliminar "muchísimo gasto", por lo que, ha dicho, tendrán que presentar planes "severos".

Aún pueden eliminar muchísimo gasto, ha dicho Beteta Preguntado por si se amonestará a alguna comunidad, Beteta ha dicho que se repasarán los datos de las regiones y se procederá como se tenga que proceder. "Lo primero que tenemos que hacer es escuchar los datos", ha dicho Beteta, tras asegurar después que, si es preciso, "se actuará".

De la misma forma, en el CPFF se presentará el instrumento para facilitar la financiación de las regiones para evitar el 'default' de cualquier comunidad autónoma, un mecanismo que, según Beteta, irá acompañado de una "condicionalidad extrema" y que exigirá una aplicación "absoluta" de los ajustes aprobados, también los de esta semana.

Por otro lado, se hará una previsión de liquidación del ejercicio para poder realizar las primeras alertas a las comunidades que no estén cumpliendo y que ofrezcan explicaciones "poco consistentes" con los estudios tiene la intervención general de la Administración del Estado.

Se revisarán, además, los objetivos de estabilidad del periodo 2013-2015 y se conocerá un poco más de margen a las comunidades (dos décimas) para reducir su déficit el año que viene, aunque se mantendrá el objetivo del 1,5% de este año a pesar de la prórroga de Bruselas.