Friburgo
La Solarsiedlung (Ciudad Solar) se autoabastece de energía. FLICKR/Daveeza

El concepto de "ciudad inteligente" (smart city, en inglés) va tomando forma. Pese a ser tiempos de crisis, lograr que las ciudades sean menos caóticas y más sensatas parece objetivo de muchas administraciones públicas.

Se trata de implantar, ente otras muchas cosas, sistemas de calefacción y refrigeración eficientes, contadores inteligentes, edificios de viviendas autosuficientes, de reducir el impacto de los atascos, de saber qué y dónde ocurre en tiempo real, gestionar la información, etc. En suma, de aplicar tecnología y sentido común para hacer las ciudades más eficientes y más "vivibles".

Cerca de tres cuartos de la población europea vive en ciudadesLas instituciones europea también apoyan  el desarrollo de las llamadas smart cities. La Comisión Europea va a destinar 365 millones de euros en 2013 a impulsar las redes de transporte sostenible, las nuevas tecnologías y la eficiencia energética en las ciudades de la UE, dentro de la iniciativa "Ciudades y comunidades inteligentes".

Estos fondos se invertirán en proyectos de los tres citados sectores llevados a cabo en colaboración con las autoridades locales, para estimular el desarrollo tecnológico y crear ciudades más inteligentes.

Bruselas quiere así apostar por el desarrollo de "tecnologías urbanas inteligentes" para afrontar desafíos como la concentración demográfica en las ciudades, el alto consumo energético de las mismas o los problemas medioambientales y económicos derivados de la congestión de tráfico, explicaron los comisarios.

Los atascos de tráfico suponen un coste económico aproximado del 1% del PIBActualmente, cerca de tres cuartos de la población europea vive en ciudades, que consumen el 70% de la energía de la UE. En esas ciudades, los atascos de tráfico suponen un coste económico aproximado del 1% del Producto Interior Bruto (PIB) cada año, según estimaciones del Ejecutivo comunitario.

La iniciativa "Ciudades inteligentes" permitirá desarrollar acciones concretas como los sistemas de calefacción y refrigeración de alto rendimiento, los contadores inteligentes, la gestión energética en tiempo real o los edificios autosuficientes.

La iniciativa "Ciudades y comunidades inteligentes" se puso en marcha en 2012, con un presupuesto inicial de 81 millones de euros para dicho año, y destinada únicamente a los sectores del transporte y la energía, frente a los 365 millones y los tres sectores previstos para 2013.

Red Española de Ciudades Inteligentes

En España, muchos ayuntamientos están impulsando la transformación inteligente de las ciudades. El pasado 1 de julio se constituyó en Valladolid la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), entidad que agrupa a casi una treintena de municipios comprometidos con los avances tecnológicos.

Los principales objetivos que persigue la Red son los siguientes:

  • Promoción y desarrollo de nuevos conocimientos y avances tecnológicos orientados a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.
  • Impulsar los avances tecnológicos y proyectos desarrollados por las ciudades, además de atraer flujos de información y favorecer su transformación en conocimiento, para pasar de modelos tradicionales a otros basados en el conocimiento.
  • Promover la transferencia de tecnología, impulsando la cooperación entre administraciones, empresas y agentes del sistema de innovación.
  • Potenciar las estrategias de inteligencia colectiva como metodología para aumentar la prosperidad y competitividad local.
  • Promover políticas de fomento del empleo que favorezcan el desarrollo del sector empresarial y laboral de los entornos de los municipios.
  • Potenciar la creación de infraestructuras más eficientes que integren las nuevas tecnologías en el ámbito urbano.